Stefan Grabinski, El dominio oscuro

La editorial británica Dedalus recupera a este desconocido autor polaco del fantástico, de la mano de las traducciones de Miroslaw Lipinski. Gracias a esta apuesta bibliográfica, Stefan Grabinski (1887-1936) y su legado han sido recuperados, si bien parcialmente, para el mundo anglófono. Su nombre, sin embargo, ya había sido incorporado en los anales germanos de la literatura fantástica y de terror en los años 80 y 90 a través de un discreto número de traducciones de sus volúmenes. Una vez más, la traducción juega un papel fundamental en la recuperación y difusión de la obra de un autor que las convenciones literarias denostaron en su época, y que ahora, se nos presenta contemporáneo en su lóbrega lucidez.

“El dominio oscuro” (The Dark Domain) se compone de once relatos tomados de las distintas colecciones de cuentos publicados en vida del autor, entre ellos, En la colina de las rosas (1918), El demonio del movimiento (1919), El peregrino loco (1920), y El libro del fuego (1922). Conviene recalcar que estos no son relatos corales, sino que prima la enfermedad del individualismo. Los protagonistas de Grabinski siempre son hombres solos, que caminan o se desplazan, perdidos, a través de la nieve o sobre los raíles del tren; que buscan y que, cuando encuentran, sufren las terribles consecuencias de ver su deseo cumplido. En “El dominio oscuro” camina la muerte de la mano de la avaricia (“El cuento del enterrador”), del  deseo sexual y de la lujuria (“La amante de Szamota”, “En el compartimento”); respira el fantasma del progreso, y lo impredecible penetra en un mundo perfectamente ordenado. En este negro espacio de pesadilla, la naturaleza se rebela contra el control desmedido, contra las constricciones de los porcentajes, las estadísticas y el deseo de dominio del ser humano sobre los elementos (“La venganza de los espíritus elementales”); y el ser humano se duplica en un otro monstruoso (“Estrabismo”).

Los relatos de Grabinski evocan frecuentemente el mundo de los sueños, narrando historias sin principio ni final, fragmentos oníricos donde se suceden hechos inverosímiles en contextos cotidianos. Se representa a los seres humanos como criaturas clavadas a la tierra, condenadas a girar alrededor del sol, a atravesar galaxias en un universo infinito sin poder despegar jamás los pies del suelo. El hombre, confinado en un planeta anónimo, se ve obligado a conformarse con su quimera de tecnología y artificio.

“El ferrocarril, mi querido señor, es una gran cosa. Merece la pena pasar la vida a su servicio. ¡Un elemento civilizador! ¡Un rápido intermediario entre las naciones, un intercambio de culturas! ¡La velocidad, mi querido señor, la velocidad y el movimiento”! (“El demonio del movimiento”, p. 33; traducción del inglés por Couto)

El peso de ser, de desear, de proseguir en el engaño, de progresar: aquí radica el verdadero dominio oscuro.

Relatos que componen The Dark Domain

Fumes

The Motion Demon

The Area

A Tale of the Gravedigger

Szamota’s Mistress

The Wandering Train

Strabismus

Vengeance of the Elementals

In the Compartment

Saturnin Sektor

The Glance

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Grabinski, S. The Dark Domain. Traducción de Miroslaw Lipinski. Cambridge: Dedalus, 1993 (reed. 2005)*.

Cuentos de Stefan Grabinski, disponibles en wikisource (en polaco)

The Dark Domain en Dedalus Books

*Edición usada en la preparación de esta entrada.

    • signorformica
    • 2/03/12

    Es asombroso el número de autores fantásticos que duermen en la oscuridad. Ewers, Meyrink y Kubin son sólo la punta del iceberg de la gran noche de Walpurgis de la Europa pre-guerras; gracias por seguirles la pista en las traducciones inglesas, desconocía por completo a Grabinski..

    • La lista crece, efectivamente! Hay varias editoriales que realizan una labor excelente en lo que se refiere a recuperar autores centroeuropeos y de la Europa del Este, y desde este riconcito intentamos seguirles la pista.

    • Paco
    • 3/03/12

    Tiene muy buena pinta, no lo conocía. El hombre como chiste ontológico, dijo alguien.

    • Un chiste de humor negro! Que disfrutes de Grabinski, Paco.

    • Pato
    • 3/03/12

    Creo que de todos los autores que has mencionado hasta ahora este es el que más ha despertado mi curiosidad… voy a sumergirme en amazon.uk…

    • O libro tamén está dispoñible en amazon.es a un prezo asequible.

    • Llosef
    • 4/03/12

    A esperar que lo traduzcan toca…

  1. Si supiese polaco me atrevería con una traducción, créeme, pero traducir una traducción sin poder acceder al texto original me parece algo demasiado difícil y arriesgado. Por supuesto, estos principios tan sólidos que aquí manifiesto pueden cambiar en cualquier momento!!!

    En cualquier caso, The Dark Domain puede conseguirse fácilmente a través de internet.

    • Ángel
    • 6/05/12

    Ésto me deja demasiado hambriento.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: