El terrorista de los géneros. Todo el cine de Lucio Fulci

“Pequeñajo y grueso, es imposible escribir su biografía, porque, por lo que cuenta, resulta que tiene 600 años, que ha ejercido todas las profesiones y que ha vivido en cada lugar de la tierra incluida la Atlántida” (Il terrorista dei generi, p. 25)[1].

Il terrorista dei generi. Tutto il cinema di Lucio Fulci de Paolo Albiero y Giacomo Cacciatore es un libro de grandes dimensiones, pesado y poco manejable, cuyas páginas se doblan y se cierran caprichosas sobre sí mismas haciendo de él un volumen francamente incómodo, como el propio cine de Fulci (1927-1996). Su molesta materialidad lo convierte, por tanto, en un libro  hecho a medida para EnLaListaNegra.

Este “El terrorista de los géneros” supone, además, una cuidadosísima y exhaustiva revisión de la producción del director romano, una biografía construida como un rosario que enhebrase todas y cada una de sus películas a lo largo de casi cinco décadas. Fulci es conocido fundamentalmente por sus películas más sucias rodadas en los 70 y los 80 en las que mezcla trash, gore y terror, como “Zombi 2”, “Quella villa accanto al cimitero”, o “Un gatto nel cervello”. Menos conocida es, sin embargo, su vertiente más comercial al servicio de la popular comedia all’italiana. En los 60, Fulci rodó muchas de las cintas de la pareja formada por Franco (Franchi) y Ciccio (Ingrassia), cuyo humor se basaba en el gesto esperpéntico heredero del teatro de variedades apto para todos los públicos. Fueron estas, sin lugar a dudas, sus películas más taquilleras, y las que le permitirían seguir en el negocio y rodar cintas más personales, incluyendo cine del oeste (Le colt cantarono la morte e fu… tempo di massacro, I quattro dell’apocalisse)[2] y thrillers (Una sull’altra, Una lucertola con la pelle di donna)[3].

Porque conviene recordar que Lucio Fulci realizó algunos de los mejores gialli de la tradición cinematográfica italiana en una mezcla enfermiza de crimen, violencia, sexualidad y morboso erotismo. De entre ellos destaca el crudísimo “Non si sevizia un paperino”, que recibió el título “Angustia de silencio” en España, y que es, a todos los efectos, una película excepcional dentro y fuera del género. Incluso su incursión en el cine histórico con “Beatrice Cenci” le sirvió para narrar una historia real de incesto y maltrato de extrema violencia.

A través de las voces de los actores, actrices, y colaboradores que trabajaron con el director, se desgranan las historias de los rodajes, las relaciones de Fulci con su equipo, sus impresiones personales acerca de su trabajo, el impacto de sus películas sobre el público y la crítica. Se combinan fragmentos de entrevistas y artículos publicados durante la carrera del guionista y director junto a análisis y comentarios hechos por los dos autores del libro, aderezado todo ello con la autocrítica llena de giros lingüísticos típicamente romanos del propio Lucio.

Es, en definitiva, el libro de libros sobre un director a recuperar. Los amantes del giallo, del terror y de la producción de Fulci encontrarán en este libro una obra de referencia esencial sobre el director romano, quien tocó todos los palos, lidió con la censura y el buoncostume, se vio envuelto en proyectos que poco le interesaban y, como él mismo reconoció no pocas veces, rodó films horrendos. Si saben reconocer las perlas de ese rosario cinematográfico, sin embargo, les esperan horas de genuina maravilla.

(Esta entrada está dedicada a Pato, quien cumple años dentro de unas horas. ¡¡¡Felicidades!!!)

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Albiero, P. y G. Cacciatore. Il terrorista dei generi. Tutto il cinema di Lucio Fulci. Roma: Un mondo a parte, 2004.


[1] Publicado originalmente en Lo Specchio nr. 45, 05-11-1961, especial realizado por Ugo Astolfo, “Dizionario dei registi. Guida aggiornata dei realizzatori italiani”, II parte.

[2] “Las pistolas cantaron a muerte” y “Los cuatro del Apocalipsis”.

[3] “Una historia perversa” y “Una lagartija con piel de mujer”.

    • Pato
    • 27/07/12

    ¡¡¡Siiiiiiiiii!!! Yujuuuuuuuu ad infinitum! Gracias, Princesa! Gracias por haberte acordado de tu lectora menos ilustre, que no por ello menos devota!! Ya sabes que Fulci me encanta (la que recomiendas, Non si servizia un paperino, no la he visto!). La locura total de Aquella casa al lado del cementerio me fascina y abomina como solo un guion poco trabajado sabe hacerlo. ¡Abajo los guiones, arriba el gore! Bobby, no, no vayas a esa casa…

    • Ilustrísima parrula, é o menos que podo facer: adicarche unha entrada neste recuncho blogueiro! Xa me contarás que tal foi a festa…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: