Mirabilia en traducción IV: Antoinette Peské, La caja de hueso

Margaret, entonces me lo confirmas, ¿es cierto? Tu alma no estaba dentro de tu cuerpo, era tu cuerpo el que estaba dentro de tu alma. Y sólo tendré tu alma cuando tu carne se haya podrido hasta la última partícula… (La boîte en os, p. 156; traducción de Couto).

Boîte

Desde hacía tiempo esta novela de Antoinette Peské (1904-1985) me evitaba, quizás porque me había comprometido conmigo misma y con el blog (que a estas alturas posee una vida sobrenaturalmente propia) en leerla en francés, a pesar de haber sido traducida e incluso recientemente reeditada en español. Pues alguna relevancia ha de tener el lenguaje del texto original en la narración de la historia para que esta nos llegue, ¿verdad? Por fin esa lectura se ha hecho realidad, y el resultado de la misma podría traducirse en una sensación agridulce y desconcertante.

“La caja de hueso” es una historia de amor, no tanto de ese amor que pervive más allá de la muerte, sino de un amor recuperado y engrandecido desde la misma muerte. Peské, desde la juventud con la que escribió la novela (tendría el manuscrito listo en 1931), prefirió decir no al platonismo, al ideal, y a la languidez de tocador para, en su lugar, entregar su prosa a la fisicidad, al cadáver poseído, y al abrazo de la tumba. No es un misterio que “La caja de hueso” cuente una historia necrófila a través de la voz de Norbert, confesor involuntario del John protagonista y testigo presencial de buena parte de los hechos. De la locura. De la profanación.

Peské_pref_Mac-Orlan

John y Margaret. Uno ama a la otra y viceversa. Pero a John le atormenta la imposibilidad de poseer total, completamente a su amante. Se retuerce al saber que no hay modo de conocer la verdad profunda, la raíz de alma, ni de beber el poso de secretos que permanecen mudos, que vuelan fuera del cuerpo como el sudor, perdidos para siempre. La incertidumbre constante le vuelve loco. Quisiera arrancar el secreto de la sucia calavera, y al no poder hacerlo intenta forzar la naturaleza abriendo como una nuez la traicionera cabeza, “la caja de hueso”, de Margaret. Sólo la muerte del cuerpo, la desintegración de los ojos malditos, le dará la comunión absoluta con su amante.

¿Por qué se trata de una novela agridulce, pues? Quizás porque se intuye la juventud, probablemente porque se desearía un descenso absoluto a las profundidades (o una ascensión al cielo del amor total, ilimitado, necrófilo). Si en lugar de haber recurrido a una ambientación alienante (Escocia, un castillo, un lago) hubiese echado mano de algún pequeño pueblo a las orillas del Loira; si hubiese sustituido a John, Margaret o Johnson por Jean, Margarite, Rémy, o Benoit; si hubiese escrito hasta la última consecuencia, quizás nos hubiésemos reconocido en ese John amante de la muerte. Eso es lo que me falta: el horror último de reconocerse en lo que se lee.

Y más allá de la historia, lo confieso, siento fascinación por Antoinette Peské y su personal caja de hueso, esto es, su elusiva cabeza. Más allá de esos pocos datos biográficos que se encuentran aquí y allá, en un prefacio, en una nota a pie de página, ¿quién fue Peské? ¿Por qué eligió contar la historia de John y Margaret, y no otra? ¿Qué le impidió dedicarse enteramente a la literatura? Y aún más, desearía estrecharle la mano; ver la foto de su matrimonio con Pierre Marty; dejar que me ofreciese una taza de café; y cuando le preguntase si todavía conservaba el manuscrito de La boîte en os, escuchar con cierta tristeza un “Ocurrió hace tanto tiempo…”.

Ah, pero eso no está en la mano de nadie, pues cada uno es prisionero en su caja.

Algunos datos editoriales y bibliográficos

Peské, A. La boîte en os. Paris: Phébus; 1984 [2001].

Peské, A. La caja de hueso. Traducción de Elena Del Amo. Madrid: Siruela, 1990 [reed. 2005].

Comentario a “La caja de hueso” en el blog La décima víctima.

Comentario a “La caja de hueso” en el blog Signor Formica.

    • signorformica
    • 30/08/13

    Lo de tomar té con Peské -me imagino más té que café- tiene gracia; desde la más absoluta ignorancia, no es difícil imaginarla como su doble, si me permite😄

    En mi comentario aquél aventuré que su nombre original era Mhyrra, por haberlo leído en algún sitio, pero el dato no lo tengo contrastado. Supongo que en Francia no es difícil averiguar más sobre ella.

    Desde luego hay nada como el misterio.

    • En una brevísima necrología publicada en 1985 en la revista francesa Que Vlo-Ve? revelan que su nombre completo era Myrrha Claudine Antoinette Peské, y que en sus primeros poemas y obras infantiles firmaba como Claudine Peské. Imagino que si uno tuviese a mano la biblioteca nacional francesa, algo más se podría rascar.

      También yo dudé entre el té y el café, no se crea, y me pareció que el café encajaba mejor con la persona y el personaje de Peské: reconfortante pero áspero tras el último sorbo.

      Y claro que le permito que se imagine ese fantasmal encuentro como mejor prefiera. No deja de ser halagador.

    • 586242685
    • 30/08/13

    Ni en la wikipedia francesa tiene entrada, la pobre. Y en la dedicada a su padre, ni la mencionan; cuando, viendo sus cuadros, ella fue su mejor obra ¿ http://www.artvalue.com/auctionresult–peske-jean-misceslas-jan-miros-claudine-antoinette-peske-mart-2964692.htm ?

    • Dudé en si incluir o no esa imagen que usted enlaza en la entrada, ya que no estaba segura al 100% de que se tratase verdaderamente de Antoinette. Ahora que me lo confirma me quedo más tranquila.

      Y sobre la ausencia de la autora en wikipedia: suena a reto. Se podría empezar por crear la entrada en español.

    • 586242685
    • 31/08/13

    Supuse que era su retrato por el apellido de casada: Marty. Por cierto, comparte autoría con su marido, jurista de profesión, en un libro sobre el trío de héroes pulp franceses por antonomasia: Les Terribles.http://www.amazon.co.uk/dp/B00AZLG48G

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: