Luigi Serafini, Codex Seraphinianus

CS8© Luigi Serafini

Desde hace algunas semanas gira por la red la noticia de que la editorial Rizzoli ha reeditado el Codex Seraphinianus (1981), obra del artista romano Luigi Serafini. Esta fiebre pasajera, unida a la más persistente y maligna calentura causada por el virus de La casa de hojas de Danielewski y de la metaficción en general, nos ha animado a dedicarle algunas líneas a este singular códice moderno.

CS1© Luigi Serafini

Sobre el Codex Seraphinianus circulan por los mundos digitales comentarios que lo califican como “el libro más raro del mundo”, “una enciclopedia alienígena”, “[libro cuyas] páginas no significan nada” o “un libro que no se lee”. No negaré que despierta maravilla, estupor, fascinación, incluso hilaridad, pero juicios y valoraciones de este tipo demuestran que el lector medio percibe la libertad de interpretación y la fluidez del significado[1] como un obstáculo. Es más, tras estos comentarios parece reptar la necesidad de que ese significado sea único y unívoco. El hecho de que el Codex sea un libro intraducible (que se sepa, no se conoce modo alguno de trasponer un texto del serafiniano al castellano o al inglés), y de que la escritura creada por el autor para su empresa artística no represente ningún idioma gramaticalmente reductible, no implicaa que “no pueda leerse”.

CS2 text© Luigi Serafini

Razonaré mi afirmación. Dejando a un lado las maravillosas ilustraciones, que de por sí ya pueden “leerse” (o interpretarse, interiorizarse, pensarse), el texto, ese texto que no sabríamos declamar en voz alta, nos transmite información sobre su contenido. A través de la variación de tipografías, del uso de sangrados y espacios en blanco, de glosas, cuadros, gráficos y tablas como aquellos presentes en los libros científicos del pasado pre-imprenta, Serafini añade y completa la información proporcionada por las ilustraciones. Todos estos elementos nos permiten leer el texto, saber cuándo empieza y cuándo termina un capítulo o un epígrafe, y reconocer jerarquías y dependencias entre secciones y fragmentos del texto. Serafini usa códigos que conocemos para presentarnos un mundo fantástico, reconocible y al mismo tiempo ajeno. Se inspira, pues, en los herbarios medievales, en la ilustración naturalista de los siglos XVIII y del XIX, en la pintura surrealista, en los manuales de antropología, en el alifato, en la caligrafía uncial.

Harley MS 3719 British LibraryEl hermanamiento de la escritura, la tipografía y la ilustración antes de Serafini y Danielewski. Harley MS 3719, British Library.

Harley MS 647 Astronomica of Hyginus British LibraryPerseo, un cuerpo hecho de escritura. Harley MS 647, British Library.

urine_wheelEsto no es la rueda de la fortuna. Tabla para el análisis de orina.

En nuestra personal lectura, el Codex Seraphinianus recoge la historia natural del país X. Expone las particularidades del reino vegetal, mostrando la planta que llueve sobre sí misma y la planta escalera, la planta del fósforo, la cuelliluenga múltiple, y la planta podadora. Muestra  cómo realizar injertos para conseguir macedonia instantánea, explica los procesos de partenogénesis arborícola o la migración del pino río arriba, así como el frágil ecosistema del árbol-silla. Aborda el estudio taxonómico del reino animal, desde los insectos-luz a los parásitos del arco iris. Muestra las partes y secciones anatómicas del pez-llave; la génesis de las mariquitas de hemoglobina; los sistemas de cuidado y mantenimiento de criaturas en cautividad; describe, entre otros animales acuáticos, al pez-escafandra y al pez-rastafari; además de exponer valiosa información sobre los ofidios venenosos, las enfermedades perrunas y las patologías de los mamíferos. También recoge apuntes sobre el reino de los bípedos; y explicaciones teóricas de física, química, mecánica, agricultura, navegación y vuelo. Habla de los humanos, de antropología física, del arte de la guerra, del culto y la religión, de la escritura, la ortografía, y la articulación del lenguaje, de cocina, alimentación y nutrición, del vestido y de la moda, del deporte, de la arquitectura y el desarrollo urbano.

¿Les parece que habría conseguido presentarles este resumen de contenidos si el Codex Seraphinianus fuese realmente un libro que no puede leerse?

El Códex dice mucho sobre cómo la escritura transmite mensajes incluso cuando no se puede o no se sabe descifrarla. Es el Libro Universal que no necesita de traducción alguna, y que por tanto puede ser consumido a gusto del lector. Contará exactamente la historia que cada uno de ustedes desee leer.

Algunas notas editoriales y bibliográficas
Serafini, L. Codex Seraphinianus. Parma: Franco Maria Ricci; 1981. [Rizzoli; 2006; 2013]

[1] Si “significar” alude a “ser una cosa signo de otra o representarla”, técnicamente todo lo que contiene el Codex Seraphinianus posee significado. El hecho de que esa correspondencia entre dos elementos no sea evidente ni explícita en esta obra no mina sus cualidades significativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: