Allan Fea, Cámaras secretas y escondrijos. Historias y tradiciones históricas, románticas y legendarias sobre refugios, cámaras secretas, etc.

En la cámara secreta, sin embargo, tenemos algo tangible de lo que ocuparnos: un tema que no sólo es interesante desde una perspectiva anticuaria, sino que también merece la atención del lector no especializado, puesto que, al explorar los tétricos escondrijos, las dependencias, pasillos y escaleras ocultas de nuestras viejas salas y casas solariegas, penetramos, de hecho, en la mismísima antesala de lo novelesco (Secret chambers and hiding places; traducción de Couto)

Secret chambers - Compton Winyates Compton Wynyates, Warwickshire.

Secret chambers and hiding places. Historic, Romantic, & Legendary Stories & Traditions About Hiding-Holes, Secret Chambers, Etc. (1904) es un librito que, a pesar de su extensión modesta y de sus reducidas pretensiones, merece la pena desempolvar. Escrito por Allan Fea, empleado retirado del Banco de Inglaterra, este catálogo geográfico de curiosidades constructivas explora principalmente los llamados “priest-holes” o “agujeros sacerdotales”, cámaras (cuando no infames ratoneras) que, hábilmente ocultas en la arquitectura solariega, en iglesias, castillos y casas de campo, sirvieron para ocultar a curas y papistas ingleses durante las persecuciones anticatólicas instigadas por Elizabeth I (1533-1603). Su invención se atribuye al jesuita Nicholas Owen, luego mártir canonizado, de quien se dice que construyó un sinfín de estos dispositivos a lo largo y ancho del territorio de Albión.

HITACHI HDC-1061EPriest-hole, Boscobel.

Secret chambers and hiding places conforma un elenco singular de escondrijos bajo chimeneas, aleros, y tramos de escalera, de estrechos espacios entre dos paredes u ocultos tras paneles de madera, de claustrofóbicos ambientes sin ventilación cuyo ocupante a menudo no podía ni extenderse sobre el suelo para echar una cabezada, de cuadros que se convierten en puertas, y de trampillas, pasadizos y otros ingenios pensados para proteger, camuflar, liberar y, en ocasiones, también asesinar a sus infaustos inquilinos. La víctima católica de turno se veía abocada a esperar durante días o incluso semanas, a menudo sin agua ni víveres, a que los perseguidores protestantes terminasen la inspección de la casa, augurándose que ningún sirviente ni criado traidor denunciase su real paradero. Esos mismos “priest-holes” servirían posteriormente para dar refugio a los participantes en la Conspiración de la Pólvora (1605) y a los detractores de la monarquía protestante, se reutilizarían en la guerra civil (1642-1651), ayudarían en la huida de Charles II, y también desempeñarían su función en los alzamientos jacobitas (1715-1745). Los agujeros, pues, sirvieron fielmente a anglicanos y a romanos, a antimonárquicos y a los fieles a la corona, demostrando sabiamente no reconocer la autoridad de fe o patrón alguno.

Secret chambers - HIDING-PLACE SALFORD PRIOR 2Salford Prior. Nada es lo que parece.

En este fenómeno histórico-constructivo, pues, parece encontrarse el origen de las galerías y habitaciones secretas sobre las que la mejor literatura gótica ha cimentado su marca de estilo. De hecho, Allan Fea saca a colación nombres de la literatura británica (Bulwer-Lytton, Walter Scott, E. A. Poe, Mary Elizabeth Braddon) que encontraron en estos escondrijos motivo de inspiración. Si bien este Secret chambers and hiding places se pierde a menudo en minucias, divaga y se repite, revela singularidades de valor para el/la amante de la literatura gótica, de la historia británica, y de las curiosidades en general, y el hecho de que se incluyan abundantes ilustraciones de esas viejas arquitecturas británicas contribuye a incrementar su interés.

Secret chambers - Knebworth HouseKnebworth House, casa familiar de Edward Bulwer-Lytton

Allan Fea escribió otras obras sobre espacios y construcciones arquitectónicas pintorescas y peculiares (Picturesque Old Houses, Nooks and Corners of Old England, Rooms of Mystery and Romance). Guías para espectros a precios populares: no se las pierdan.

Bulwer Lytton confiesa sinceramente que el espíritu romancesco de sus novelas “se debe en gran medida a que fueron escritas en mi antiquísimo hogar, Knebworth, Herts. ¿Cómo podría haber evitado escribir novelas”, dice él, “después de haber vivido entre los paneles secretos y los escondrijos de nuestra querida y vieja casa? ¡Cuántas veces he temblado de miedo ante el sonido de mis propios pasos al aventurarme en la galería de los cuadros! ¡Con qué terror he observado los rostros de mis antepasados mientras escudriñaba en los abismos sombríos de la ‘cámara secreta’! Pasaron años antes de que pudiese aventurarme dentro sin que mi cabello se erizase, literalmente, de miedo”. (Secret chambers and hiding places; traducción de Couto)

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Fea, A. Secret Chambers and Hiding Places. London: S. H. Bousfield & Co.; 1904.

Breve perfil biográfico de Allan Fea.

  1. No sé qué es más terrorifico, si desconocer la razón de las cosas o descubrir que es la realidad la que da forma a nuestros miedos. Es como descubrir que alguien está cabando tu tumba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: