Sobre Cuerpos. Las otras vidas del cadáver

Algunos de estos se someterían gustosamente a cualquier gran sacrificio con tal de conservar ante sus ojos el supremo placer de contemplar los rasgos conocidos de las personas que amaron durante la vida, y casi creerían con esto haber arrancado a la muerte la mitad de su presa. Pero para que tal sentimiento pueda satisfacerse convenientemente, es necesario que la fisonomía conocida y el querido aspecto de la persona no se alteren en ningún modo, puesto que cualquier pequeño cambio produce un amargo dolor que, al repetirse siempre, acaba por hacerse insoportable. Ahí la inmensa dificultad para resolver positivamente el problema, que no consiste únicamente en la conservación del cadáver, sino en la transformación de este en una estatua incorruptible que tenga el mérito de conservar fielmente la expresión del hombre viviente. Esta es la finalidad que he perseguido, sobre la que he trabajado sin tregua durante treinta años, por la cual soporté apuros, privaciones, fatigas increíbles (Paolo Gorini, La conservazione della salma di Giuseppe Mazzini, pp. 42-43).

Cuerpos_cover

Yo nunca he visto un cadáver. Me he enfrentado a ataúdes clavados, sí, he asistido a funerales y he presenciado, desde la tristeza desnuda de la primera fila, cómo el enterrador sellaba con cemento la lápida del nicho. Pero nunca he visto un cadáver de cerca. Lo he evitado siempre, conscientemente. ¿Cómo podría soportar ver a quien solo conocí con vida convertido de repente en objeto, en materia, en cosa? No podría, claro. No estoy preparada para ello. Hemos perdido con extrema rapidez la práctica comunitaria de amortajar y de velar a los muertos, y con ello hemos cedido a terceros las herramientas para aceptar, procesar e integrar a la muerte y a los muertos en nuestra existencia cotidiana.

Y además, nadie quiere morir, y cada muerte ajena me recuerda que yo también moriré.

Parte de esta angustia está presente secretamente en Cuerpos. Las otras vidas del cadáver, el libro que firmé para la editorial GasMask, y que se público el pasado 1 de marzo de 2017 en su colección Carnevale. Repito: la angustia está enterrada bajo las anécdotas, los casos históricos y los fragmentos de textos originales que traduzco o comento a lo largo de sus páginas. Tengo la impresión de que a lo largo de sus páginas, por mucho que los protagonistas de los eventos narrados se llamen Mazzini, Frombald o Gannal, no he hecho otra cosa que hablar de mí. Como monstruos escondidos en las sombras de lo escrito, aparecen innombrados este mismo blog, En la lista negra, causa principal de que el libro exista; y también una tesis doctoral sobre lexicografía anatómica sumeroacadia, una antigua fascinación por la muerte y sus criaturas, la sombra de un cristianismo pagano practicado en familia durante la infancia, y el amor infinito por el cine de terror y la literatura fantástica.

A estas alturas del juego y pasados casi dos meses desde su salida, Cuerpos sigue siendo para mí un libro extraño al que todavía no me he habituado. Es la antesala a un “algo” cuya naturaleza todavía soy incapaz de intuir. Quien lea el libro (alguien habrá por ahí, ¿no?) echará en falta referencias, estudios teóricos, casos, periodos históricos, personajes. No podía ser de otra forma: lo que más veces hemos hecho los seres humanos desde que existimos es morirnos. Y la segunda o tercera cosa que más veces hemos hecho ha sido hablar de la muerte (o reflexionar sobre ella, o evitar pensar en ella, o representarla, o temerla). Cuerpos es un libro modesto en el que solo han tenido cabida algunas muertes, algunos muertos. Cualquiera que se acerque a él podrá continuar la historia a su gusto, añadir, completar, invertir, cancelar. No hay límites.

Suicida

La suicida punita, preparado mediante tanización de Ludovico Brunetti.  

Cuerpos. Las otras vidas del cadáver trata justamente de eso, de los cadáveres que siguen viviendo después de la muerte, que no se conforman con ser sepultados, con disolverse en las llamas, sino que se vuelven viajeros, o exponentes vivos (pun intended) de discursos políticos, o que se transforman en bebedores de sangre, u objetos de arte, o que se instalan permanentemente en los salones de la casa familiar, o que participan en congresos científicos y exposiciones universales para dar cuenta, a través de la propia carne incorrupta, de los avances técnicos de las biociencias y la industrialización. Cuerpos se ensambla a partir de cuatro grandes capítulos (“La muerte es para siempre: una historia (parcial) de la tanatopraxia”, “La inmortalidad del cadáver: la sociedad de los petrificadores”, “Verdugos escribanos: de Maese Frantz a James Berry”, “Si la sangre es la vida: vampirismos cotidianos”), precedidos por  un capitulito introductorio y una coda de inconclusiones, y a los que se unen una bibliografía final y un buen número de imágenes.

Para bien o para mal, Cuerpos es lo que es. Hoy lo habría hecho de otra manera, pero entonces no habría sido ESTO.

Dónde encontrar pistas sobre Cuerpos

Ficha del libro en la editorial GasMask.

Video de la presentación de Cuerpos. Las otras vidas del cadáver en la Librería Chronos de Barcelona (04/03/2017), junto al editor Miguel Ángel Villalobos.

Cuerpos en inmejorable compañía, con Miguel Ángel Villalobos, Francisco Jota-Pérez y Hugo Camacho Cabeza en la Librería Gigamesh  de Barcelona(04/03/2017).

Presentación de la editorial GasMask.

Mesa redonda I.

Mesa redonda II.

Presentación y comentario disectivo de Cuerpos en la Librería Molar de Madrid (31/03/2017), con Servando Rocha, Carlos Arévalo Escarpa y Miguel Ángel Villalobos.

Cuerpos (I) en el programa de radio A este lado de la tumba (06/03/2017).

Cuerpos (II) en el programa de radio A este lado de la tumba (13/03/2017).

Cuerpos (III) en el programa de radio A este lado de la tumba (27/03/2017).

Proyecto Terror, programa 527 (13/03/2017).

Reseña en el blog La casa deshabitada de Alejandro Castroguer.

Reseña en el blog del Dr. Motosierra.

De París a Barcelona: cadàvers, memòria, veneració i espectacle, por Enric H. March. Bereshit. La reconstrucció de Barcelona i altres mons, 04/03/2017.

La reina gallega que reinó después de muerta y otros cadáveres con mucha vida social, por Miguel Ángel Villalobos. Strambotic, 29/03/2017.

Sobre el acto de escribir, por Víctor Gomollón. PenúltiMa, 21/04/2017.

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Con un poco de retraso (mi lista negra de libros que esperan ser leídos es extensa), esta semana he empezado la lectura de ‘Cuerpos. Las otras vidas del cadàver’.

    Como no sé si llegaste a verlo, te enlazo la reseña del libro, que acompañaba el final de mi apunte “De París a Barcelona: cadàvers, memòria, veneració i espectacle”, sobre la exhibición de cadáveres en París y Barcelona.

      • Ay, Enric, menudo despiste el mío. Claro que vi, leí y disfruté de esa entrada en tu blog que, además, fue la primera que apareció tras la publicación del libro. En su día publiqué el enlace en el Facebook del blog, pero a la hora de confeccionar la lista de “pistas” se me olvidó incluirla. Me enmiendo ahora y me aplico el cuento del más vale tarde que nunca.
        Por cierto, espero que la presentación de “Barcelona, ciutat de vestigis” fuese un éxito. El libro lo merece, y me hace sentir nostalgia (y un poco de pena) de los años que pasé en la ciudad ignorando tantas y tantas maravillas.

      • Siguiendo con las expresiones populares, nunca es tarde si la dicha es buena. Si alguna vez andas perdida por Barcelona, me prestaré gustoso a hacer de cicerone (o de Virgilio).
        La presentación fue un éxito. Lleno hasta la bandera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s