Yo, mis mercadillos y la ciencia-ficción (tesoros, enero 2018)

En2018

Hay dos cosas con las que disfruto casi tanto como con la lectura: una es hurgar en las profundidades de la red a la busca y captura de autores, escritoras y libros que me sean desconocidos; la otra, rebuscar en tenderetes, mercadillos y librerías de segunda mano y rescatar derelictos bibliográficos. Me gusta volver a casa con las manos manchadas de polvo, el bolsillo vacío (por mucho que últimamente flote liviano como pluma al viento), y la mochila bien repleta. Raramente busco títulos concretos, sino que suelo guiarme por deseos espontáneos e inocentones, y por etiquetas tan imprecisas como “terror”, “historia medieval” o “fantasía”. ¿Y cuál es el resultado de una búsqueda tan inarticulada como ingenua? Os lo mostraré en una serie de entradas que comienzan hoy y terminarán (ehem) quién sabe cuándo. Empecemos con una ración de…

Cositas raras de ciencia-ficción

Guerras terrestres (Guerre terrestri,1978), definida como una “novela de fantaecología”, constituye la cuarta ficción larga de Tiziano Sclavi, el creador de esa maravilla que es Dylan Dog. Agotada desde hace décadas, de esta historia se dice en la contraportada: “En esta novela alucinante vemos a la naturaleza volverse animada, y a los hombres convertirse en criaturas inanimadas. ¿Quién es el estratega de las ‘guerras terrestres’ que el Planeta?”. Pues yo no sé quién será, pero tengo claro que quiero descubrilo.

Sclavi

Sclavi con perrete.

– El ejemplar de La dimensión X (La dimension X, 1953), de Jimmy Guieu, que podéis ver en la imagen superior llega directamente de París. En la década de los 60s se tradujeron al menos cuatro novelas de Guieu al español, mas yo, ignorante que soy, desconocía por completo su nombre, producción literaria, y activo interés por la ufología, el esoterismo y las pseudociencias. De hecho, entre los años 1991 y 1994 presentó el programa “Les portes du futur”, dedicado a escudriñar los misterios que se arremolinan a ambos lados de la galaxia, y cuyos capítulos pueden verse aquí. La sinopsis de la novela nos revela que la historia versa sobre cómo “Jean Kariven y sus compañeros encuentran en el corazón del Tíbet la ciudad perdida de Bakrahna, villa fabulosa donde reinan siete villanos sanguinarios, guardianes de un secreto terrible: el Círculo Vertical Extradimensional. Para el protagonista, la elección será dolorosa: ¿salvar el pellejo cruzando el círculo ‘mágico’ y desaparecer para siempre en la Dimensión X? ¿O enfrentarse a los siete sabios y a su potente ejército de yetis, con el que tienen la intención de esclavizar a todas las naciones?”. ¡Esto solo puede ser bueno!

– Mi dealer de libros extranjeros cazó para mí otros dos volúmenes de ciencia-ficción francesa. El primero (que, en realidad, es el segundo, visto que La dimension X proviene del mismo cargamento) se titula Los cuatro vientos de la eternidad (Les quatre vents de l’éternité, 1980), y es producto de la pluma del dueto formado por François Richard y Henri Bessière, quienes firmaron más de un centenar de obras bajo el nombre común Richard-Bessière.

Aparentemente esta novela no ha sido traducida al español, si bien al menos 14 volúmenes se editaron en su día en España y Latinoamérica (Tercera Fundación dixit). El argumento es una delicia: “Un joven médico a bordo de su velero es víctima, en las costas bretonas, de una tormenta que lo precipita en otro mundo” (te lo tienes merecido, joven-médico-a-bordo-de-un-velero, por burgués). Y en ese lugar fantástico “el doctor Le Quérec ha revivido la extraordinaria e increíble leyenda de la ciudad de Ys”. Mitos bretones y ciencia-ficción por un tubo: ¿qué puede salir mal?

Andrevon

Andrevon tiene pelazo.

– El segundo libro (que es el tercero, vaya) se titula Los hijos de Pisauride (Les enfants de Pisauride, 1975) de Alphonse Brutsche, nom de plume de Jean-Pierre Andrevon. En este caso, el texto de contraportada se dedica a loar las bondades de la novela en su calidad de renovadora del género sin proporcionar ni una mísera pista sobre el argumento (cosa que a mí, personalmente, me encanta). La dedicatoria con la que abre Brutsche, sin embargo, me parece un gancho muy efectivo y un appetite whetter del copón: “Para los asistentes a las matinée y a sus sombras voraces, esta novela en la tradición de las películas de la Universal de los años 50”.

Hala, pues ya he terminado mi perorata. Sabed que si no tenéis tiempo para leer los libros que compráis, al menos siempre os quedará el consuelo de sacarles fotos y colgarlas en la red. Y el que no se consuela es porque no quiere.

Ay, los mercadillos. Ay, la ciencia-ficción. Qué vicio más grande. ¿Vosotrxs también cojeáis de lo mismo? Hagamos terapia de grupo.

Y añado, para terminar: todas estas obras son susceptibles de ser comentadas en el blog, así que podéis expresar vuestras preferencias al respecto e intentaré complaceros (literariamente hablando) en la medida de lo posible.

6 comentarios

  1. Buf, la de la dimensión X contra los yetis casi que sería la que votaría yo. Junto a la de Sclavi, por descontado. Pero vaya joyazas… Una de Andrevon creo que tengo por casa, lo tendré que mirar, jajaja. ¡Abrazos compi!

    • Jo, es que La dimensión X lo tiene todo: siete malos malísimos, yetis, ¡y un círculo vertical extradimensional! No sé lo que acabará haciendo Kariven, pero si yo estuviese en su pellejo, me tiraba de cabeza a la Dimensión X.
      Si tienes alguna novela de Andrevon igual nos podríamos plantear hablar sobre este autor en el podcast (como si nos faltaran temas, ay). Otro abrazo para ti, compi.

  2. Yo también busco y rebusco,cuando se registra en mercadillos no se busca nada concreto sólo se encuentra.No tendré tiempo de leer todos los libros que compro pero no puedo parar de hacerlo…..tampoco quiero.

  3. Pues a mí plin la ciencia ficción… con honrosas excepciones. Yo quiero sangre y culos prietos. Soy básica y no lo ignoro.

    • “Yo quiero sangre y culos prietos”. Non necesariamente nesa orde, ou? Aí hai un nicho de mercado, Pato, en serio: ciencia ficción con sangue e cus xeitosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .