Las drogas que uso para escribir

ELLN drugstore

Stevenson recurrió a la cocaína; Philip K. Dick, a las anfetaminas, como también lo hicieron Kerouac y Sartre; Truman Capote tiraba de alcohol, y el tito King… bueno, Stephen King era de los que mezclaba. En unos casos lo hicieron voluntariamente para aumentar su productividad, concentrarse o capturar la intensidad creativa del momento sobre el papel. En otros, la enfermedad, el desasosiego vital o un serio problema de adicción convertía a las drogas en una fuerza totalizadora que acababa por tomar posesión de cada parcela de la vida del autor, incluida su escritura.

Como yo no soy ni seré nunca una Stevenson ni una King, y mis pretensiones son más bien modestas, mis estimulantes de referencia son el té y el café. Pero, ojo, el té que sea inglés, negro y sin azúcar, y el café, corto y cargado, a la italiana. Y para las infusiones… cualquier hierba cocida me vale. Vinos, cervezas y amaro los dejo para el relax nocturno, mientras que soy permisiva con las gominolas y el chocolate: “siempre” es el límite.

Si no me crees, te lo demuestro con una foto. Ahora mismo me coges preparando una nueva entrega del podcast Todo Tranquilo en Dunwich y, como siempre (al menos en mi caso, José Luis Forte sospecho que es bastante más organizado), ya noto los sudores fríos. ¡Demasiado por leer y anotar en unos pocos días! Venga un café. Uf, todavía me queda la mitad de la novela para acabar. Pausa y barreño de té con leche.

Una vez calculé la media de litros de té y café que consumo en un año, y la cifra resultó ser monstruosa. Básicamente estoy bebiéndome el río Amazonas a razón de x tazas por día.

En fin, entre la inminencia de las navidades (porque, reconozcámoslo, aunque una no quiera celebrar las fiestas, no hay manera de sustraerse a los villancicos, las luces chillonas y los festivales en el colegio), los encargos y “things to do” que se me acumulan, y la proximidad ominosa de Todo Tranquilo en Dunwich 18, solo me queda ir a la cocina, encender la cafetera y prometerme sin convicción: «Una más y lo dejo».

 

Y tú, ¿comes, bebes, fumas mientras lees y/o escribes, o eres más de éter y sales de amoníaco?

8 comentarios

  1. Me declaro adicta a las hierbecitas de colores y plenamente consciente de lo mal que ha sonado eso. Robos con y sin canela, hinojo, espino y demás vegetales inclasificables que tengan frutos rojos mezclados. Las chucherías son un poco arriesgadas por la tendencia a manchar del chocolate.

    • Lo de las hierbecitas de colores suena muy bien, ¡es tentador! Con el roibos no puedo, me sabe a perro mojado (y que conste que nunca he chupado un perro mojado). Y tienes razón en lo que respecta al chocolate, pero es que está tan rico que casi no me importa enguarrar.

  2. Totalmente de acuerdo en todo,yo bebo té mientras leo,preferentemente negro (y sin azucar,claro) si estoy menos cansado puedo decantarme por uno verde,blanco o azul,Rooibos jamás,no sirve.Dejé el café hace muchos años pero si quiero mantenerme despierto un poco más,además del té bebo café,como lo hago muy muy esporádicamente,suele servirme bastante bien para mantenerme despierto.

    Casualmente ayer estuve en la presentación del libro Sexo y cohetes de John Carter sobre la increible vida de Jack Parsons y salió a relucir el consumo de drogas por parte de tantos personajes desde científicos del siglo XVI hasta modernos locos extraños como el propio Parsons o Philip K. Dick y su extraña visión de El hombre en el castillo

  3. Mi droga es tocar fondo, agobiarme, ponerme límites imposibles. Sí, soy de los que trabajan a saco bajo presión. El té, el café y el chocolate son parte de mi dieta diaria y me ayudan a sobrellevar la vida, pero no a crear, especialmente… Entonces, eso, la presión es mi droga. Póngame una de deadlines.

    • Porca miseria! Hoxe a conexión a internet funciona fatal, rula, que temos bufera abaneándonos. Pois nada, que se perdeu o meu comentario: basicamente dicía que son coma ti, viva a presión e as datas de entrega! Un bicaso.

    • ¡Pero eso es una filosofía de vida, José Antonio! Está claro que la combinación te funciona muy bien, vista la cantidad y calidad del material que produces ;-p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .