Vampiras de Nuevo Marte: Tanith Lee y Sabella

Sabella o la piedra de sangre (Sabella, or the Bloodstone) es una novela de vampiros publicada por Tanith Lee en 1980.

Quizás no sea lo mejor de Lee, lo advierto. Hay momentos algo confusos en la trama y algunas ideas potencialmente geniales que se quedan a medio desarrollar. Pero, claro, ya sabemos lo que suele pasar con Tanith Lee: incluso cuando no alcanza lo sublime consigue llevarnos a un lugar extraño, cavernoso, donde brama el deseo y la maravilla llega a ahogarnos.

Tanith Lee vampiros Sabella piedra de sangre
Tanith Lee in the flesh.

Lo confieso: estoy fascinada por Tanith Lee y, a menos que me dé un soponcio repentino, no será esta la última vez que hable y/o escriba sobre ella. Por cierto, en TTeD 17 comenté su novela Kill the Dead, otra de sus obras sin traducción al español (puedes descargar el programa en este enlace). Y digo que no será la última vez porque, en las últimas semanas, me he comprado una nada despreciable cantidad de novelas de su autoría (Storm Lord, Don’t Bite the Sun, Delusion’s Master, entre otras).

 Pero, ea, ahora le toca el turno a este Sabella, or the Bloodstone. ¡Allá vamos!

¿Quién es Sabella?

He citado el deseo y la maravilla que permea la obra de Lee. Esto también sucede en Sabella, donde la protagonista que da título a la novela vive en una casa solitaria en medio del desierto de Nuevo Marte.

El ser humano ha colonizado el universo y el viaje espacial interplanetario es bastante común. Sabella, sin embargo, no viaja. Pasa la mayor parte del día entre las cuatro paredes de su hogar blindado y, cuando cae la noche, a veces, sale a cazar en los bosques.

Sabella es una vampira en un planeta que no reconoce la existencia del vampirismo. Su transformación inexplicable se produjo a la edad de 11 años, con la menarquia y durante una visita solitaria a unos despojos urbanos semienterrados. Desde su transformación, Sabella ha tenido que aprender a convivir con su hambre, a gestionarla para evitar matar a sus víctimas humanas (siempre hombres) y sustituirlas en lo posible por presas animales.

Sabella es un lobo nocturno, bella y letal como la muerte.

Su madre murió al descubrir lo que Sabella hacía de noche y, sobre todo, al saberla responsable de la muerte de varios jóvenes. Y es que nuestra vampira marciana procede de un contexto familiar neocristiano en el que se venera al Mesías (y su santa sangre, se podría añadir) y, por tanto, su hambre animalesca es percibida en silencio como la marca del mal.

Un día, Sabella recibe la noticia de que su tía Cassi ha fallecido. Sus parientes solicitan que se desplace a para la celebración del funeral y la posterior lectura del testamento. Sabella sigue las instrucciones, toma un avión y… ahí empieza el verdadero conflicto. Amor, sexo, persecuciones y asesinatos que la llevarán a descubrir el verdadero origen de su naturaleza y que, después de todo, le harán saber que no está sola en la aventura del vampirismo.  

Lost boys película vampiros
Sabes bien de lo que estoy hablando…

Sabella contiene muchos elementos propios del cine y la cultura audiovisual de los años 80s. Presenta rasgos de futurismo muy del presente de entonces: Sabella vestida de negro riguroso en la mejor tradición post-punk, cintas de casete y televisores de una tonelada. Yo, que tengo una edad y me declaro fanática de películas como “Lost boys” y “Near dark”, disfruto mucho de este tipo de referencias en los que el futuro de entonces sabía a presente ensoñador.  

Pero más allá de las querencias personales y la afectación nostálgica de cada uno, Sabella toca muchos palos temáticos interesantes: la corporalidad, la fisiología femenina, la transformación, eros, thanatos, el deseo sexual depredador y la soledad que nace del ser diferente en un mundo de civilizaciones prehumanas desaparecidas y fe religiosa.

Tanith Lee y los vampiros: una historia de amor

Sabella no es la única novela en la que Tanith Lee se echó en brazos del vampirismo (no es de extrañar, teniendo en cuenta el volumen de su producción). En lo que a Lee y los vampiros concierne, hay dos piezas que encabezan mi lista de lecturas.

The Book of the Damned (1988, primer volumen de la serie Los Libros Secretos de Paradys) contiene tres historias, una de ellas (Stained with Crimsom) de temática vampírica. El trío de novelettes que conforman este El libro de los condenados está ambientado en Paradys, una versión especialmente decadente y sensual de la capital francesa en la que domina la violencia, el sexo y la muerte.

Ah, y el color, cuyo lenguaje Tanith Lee domina como nadie. Puedes comprobarlo leyendo el relato “Amarillo muerto” en traducción de Marcheto.

Dark Dance (1992), por su parte, inaugura otra serie de novelas de temática oscura, la saga Blood Opera. Ambientada en territorio británico, bebe directamente de la novela gótica: una mansión decrépita, una mujer joven y sola que recupera (misteriosamente y de forma inesperada, como debe ser) el contacto con la familia paterna, una historia familiar tétrica y oscura que se revela poco a poco y… sí, también sangre y sexo.

Si quieres saber más sobre esta historia inédita en español, te recomiendo la reseña que Will Errickson publicó en el imperdible Too Much Horror Fiction.

¡Pues ya hemos terminado!


¿Necesitas más vampiros en tu vida? Pues no te pierdas “Tus novelas de vampiros favoritas” ni “Tus relatos favoritos de vampiros”.


¿Te interesan las historias reales de vampirismo? ¿Quieres saber más sobre los misterios de la magia posthuma y las oleadas de no-muertos que asolaron Kisolova y Medvegia a principios del siglo XVIII?  Entonces quizás te interese el ensayo Cuerpos. Las otras vidas del cadáver. ¡Ya quedan pocas copias en circulación!


¿Te apasiona la literatura extraña? ¿Quieres saber en qué proyectos ando metida? ¡Suscríbete a mi lista de correo!

Sí, quiero suscribirme a En la lista negra.

Anuncios

6 comentarios

  1. If nothing else, Lee’s work is unquestionably addictive…She deserves greater recognition from the American Horror genre and American Critics…Thank you for posting about her…clearly her fans are going to have to lift her up!

    • I absolutely agree with you, KC. Lee’s prose is sensual to the maximum, almost corporeal, and even in those cases where the plot might be a bit disconnected, it is almost impossible to stop reading.

  2. Miña nai… Isto soa que non é pa min. Ti que me coñeces mellor os gostos, que me dis? Pinta demasiado hetero :/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.