Archive for the ‘ Cine y televisión ’ Category

Thole y Zanotto, Las primaveras del monstruo

 

Thole - Bella e bestia

Karel Thole, La bella e la bestia

El ser humano siempre busca la crueldad y, bajo las más diversas formas, la usa y consume en abundancia. Estos dibujos de Karel Thole no deberían escandalizar (aunque me temo que lo harán), sino que deberían satisfacer el ángulo recóndito del divino marqués que todos (bien escondido, se entiende) tenemos en nosotros (Ernest Thole, prefacio a Le primavera del mostro).

En En la lista negra sentimos predilección por una sección muy concreta de las librerías de viejo. Es ese espacio (ya sea este estantería, caja de madera reciclada, montaña renqueante, o tenderete improvisado)  reservado a los saldos. Ese “todo a 1 euro, 2 euros, 3 euros” que acomuna lo ruin con lo sublime nos vence siempre. En general, el criterio de selección no obedece a temática, colección, lengua ni editorial alguna, sino que se guía por el personal parecer del librero/a y sus circunstancias. Se apilan ahí los libros que no encajan en ninguna otra sección de la librería; los volúmenes baratos, desportillados, o de común circulación; o aquellos que llevan meses dando tumbos sin comprador que se decida a rescatarlos de esa vida vagabunda. También aquellos otros que ocupan un espacio precioso, necesario para obras de mayor valor económico o mejor presencia. Son esos monstruos, outsiders y desheredados del mundo impreso, esas presencias incómodas, las que siempre acaban entre nuestros amorosos brazos.

Thole - PrimavereHablando, pues, de monstruos y libros a cuatro perras, hoy les presento Le primavere del mostro, volumen de gran formato que rescaté hace unos días de una pila de derelictos, y del que, por pura casualidad, en este 2016 se cumplen 40 años de
publicación. Le primavere recoge textos breves escritos por Piero Zanotto acerca de las valencias culturales del monstruo cinematográfico, que se complementan con la correspondiente lista de películas. El punto central, sin embargo, lo ocupan las 11 ilustraciones (12, si se cuenta la que figura en la portada) de Karel Thole: un anciano y un niño que caminan hacia una guillotina; un suculento plato de ojos y dedos amputados; una cabeza empalada; una mujer poseída por un lujurioso reptil; un gigante que atraviesa las aguas de un pantano con las ruinas de un castillo al fondo.

Thole - Perchè

Karel Thole, Perchè?

Quizás no lo sepan (no tienen por qué, la verdad sea dicha), pero este holandés es el culpable de haber dado a la celebérrima y amadísima colección Urania de la editorial Mondadori (responsable de haber popularizado, a partir de los años 50, la literatura de ciencia ficción en Italia) su rostro característico. Urania tiene mucho que agradecer a Thole: sus portadas inundaron de sueños y (mayormente) pesadillas a generaciones enteras de escolares que, atraídos por el miedo que les producían los monstruos, las criaturas alienígenas, y los mundos imposibles recreados en ellas, se iniciaron en los misterios de la literatura fantacientífica. Tiempos en los que los grandes del género se vendían a precios populares en los quioscos de barrio, y en los que niños y adultos compartían el secreto placer del escalofrío y del asombro. Los tiempos del reinado de Thole. La era en la que florecieron los monstruos.

Thole dibuja cosas muy simples, pero es nuestra fantasía la que las deforma, transformándolas en algo horrible (Ernest Thole, prefacio a Le primavere del mostro).

Thole - Extra

En el interior de mi copia del libro, alguien había guardado un jugoso artículo sobre el cine de terror. Aquí, la prueba.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Thole, K.; Zanotto, P. 1976. Le primavere del mostro. Conegliano: Quadragono Libri.

V.V.A.A. 2012. Karel Thole. Pittore di fantascienza. Senigallia: Fondazione Rossellini.

Deuxième séance noire: respondemos

SedutaReunión de espectros

El velo que separa EnLaListaNegra del mundo de los mortales se vuelve cada vez más espeso. Nos ha llevado tres días atravesarlo para traerles las respuestas a sus preguntas. Gracias a todxs lxs que unieron sus manos en estrecho círculo para comunicarse mediúmnicamente con nosotros.

Y, después de esto, volvemos al secreto roer de nuestra tumba.

[1] Me gustaría saber cuál o cuáles son los pasajes literarios que más escalofríos le han producido, o si ha habido un relato tan terrible que le haya dado pesadillas.

Suelo sufrir más las consecuencias de una película especialmente perturbadora que de una narración terrorífica. Aun así, guardo algunos recuerdos de lecturas que en su día me resultaron espeluznantes.

“Las ratas de las paredes”, de H. P. Lovecraft,

And, most vivid of all, there was the dramatic epic of the rats — the scampering army of obscene vermin which had burst forth from the castle three months after the tragedy that doomed it to desertion — the lean, filthy, ravenous army which had swept all before it and devoured fowl, cats, dogs, hogs, sheep, and even two hapless human beings before its fury was spent.” (The Rats in the Walls)

“Los sauces”, de Algernon Blackwood. El paisaje es el monstruo.

Barbazul y el caldero de sangre en el que flotan los cadáveres descuartizados de sus esposas.

Un pasaje del Libro de San Cipriano en el que se daban directrices, creo recordar, para invocar demonios (¿o quizás para obtener un espíritu familiar?), enterrando un gato muerto cuyos ojos debían sustituirse con dos habas.Suspiria

ELLN, posando en el salón de su mansión

[2] ¿Ha visto alguna vez un fantasma? De los que dan miedo, digo. Vamos, de los que están muertos.

A pesar de haber crecido en un contexto en el que las premoniciones de muertes inminentes, los espíritus y los fantasmas inquietos formaban parte de la cotidianidad, yo, personalmente, no me he encontrado nunca con un espectro.

VernonLeeVernon Lee y la crueldad

[3] A mí me gustaría saber qué libro sería el más recomendable (sin venenos de por medio) para regalarle a un enemigo a muerte.

Un gran enemigo que merezca tal título debe honrarse con un libro igualmente grande, intenso y punzante como el propio odio que los mantiene unidos a ustedes dos. Los odios desmesurados se parecen demasiado a la pasión amorosa, y por ello exigen gran dedicación y respeto. Yo recomendaría un par de clásicos; alguna bonita edición de los cuentos de E. A. Poe que contenga “El barril de amontillado” y “El corazón delator”; y “El retrato de Dorian Gray”, de Oscar Wilde. Si es usted de las personas que osan y no se conforman con los clásicos de manual, entonces recomendaría los cuentos macabros de Vernon Lee (recientemente editados, por otros lado, por Valdemar: El príncipe Alberico y la dama Serpiente. 13 historias fantásticas y macabras); o un Apocalipsis iluminado medieval como éste.

Die Zärtlichkeit der WölfeTernura

[4] ¿Cuáles son tus películas favoritas? ¿Por qué?

Vaya por delante que me gusta el terror, MUCHO. También siento debilidad por los dramones, las películas experimentales, inclasificables y perturbadoras, el giallo, el cine mudo (que, aunque no sea un género en sí, lo parece), la comedia bien hecha (es decir, la comedia que hace reír), el cine adolescente americano de los 80. Algunas de mis películas favoritas de todos los tiempos incluyen “El ángel exterminador” de Luis Buñuel, “I soliti ignoti” de Mario Monicelli, “Todos nos llamamos” Alí de Fassbinder, “Le notti di Cabiria” de Fellini, “Halloween” y “La niebla” de John Carpenter, “El teniente seductor” de Ernst Lubitsch, “Repulsión” de Roman Polansky, “El fantasma de la ópera” de Rupert Julian, “He who gets slapped” de Victor Sjöström, “El hombre que ríe” de Paul Leni, “Alien” de Ridley Scott, “El bueno, el feo y el malo” de Sergio Leone, “La tumba de Ligeia” de Roger Corman, “El abominable Dr. Phibes” de Robert Fuest…

Ciñéndome en lo posible a su pregunta, destacaría estas tres películas que, a día de hoy, figuran entre mis favoritas:

“El apartamento” (1960), Billy Wilder. Porque cuenta una historia triste, con dos pobres diablos como protagonistas (una ascensorista y un oficinista), y es divertida y agridulce a la vez. Pocas películas saben combinar con acierto dos géneros tan distintos como el dramón y la comedia. Y porque me gusta Jack Lemmon.

“Suspiria” (1977), Dario Argento. Porque me da miedo y me inquieta, por su arquitectura enferma y su abundancia de rojo brillante. Y por la banda sonora de The Goblins.

“La ternura de los lobos” (1973), Ulli Lommel. Porque es cruda y teatral en su factura. Por inspirarse en la historia real y espantosa de Fritz Haarmann. Porque Kurt Raab recuerda sospechosamente al Peter Lorre de “Las manos de Orlac”.

Ernesto De Martino, Sud e magia; Brunello Rondi, Il demonio

Il demonio_forbiciSangre de Cristo,

Demonio, úneme a este (hombre),

Tanto lo tienes que atar

Que de mí no se deba olvidar (Sud e magia, p. 22; traducción de Couto)

sud-e-magia-copertinaLa Lucania que Ernesto De Martino (1908-1965) estudia y describe en su libro Sud e magia (“Sur y magia”) hace tiempo que ya no existe. Cierto, pervive el territorio en ese “meridione” calzado en el empeine de la fantasmagórica bota itálica, pero, siguiendo la deriva de otras muchas comunidades agrícolas y ganaderas, el sistema mágico se ha difuminado hasta asumir la apariencia de mera anécdota.

Que la falsa idea de progreso no les engañe. Este antropólogo logró pensar la magia, según sus propias palabras, como una “gran alternativa a la civilización moderna”, a través de una obra exenta de consideraciones peyorativas. Sobre todo, De Martino no se conformó con amasar estampas pintorescas ni con proveer curiosidades del “primitivismo”, como hiciesen tantos otros estudiosos convencidos del evolucionismo cultural, sino que retrató la entraña del sistema desde la las raíz hasta el fruto.

Rituale_fidanzato_lontanoSud e magia, que recoge los resultados del trabajo de campo realizado entre 1950 y 1957,  consta de dos partes: la primera reúne una amplia casuística de encantamientos, brujería, y efectos mágicos que cubren todas las etapas del ciclo vital, desde el nacimiento hasta la muerte. En la segunda, De Martino reconstruye los principios articuladores del sistema mágico meridional, el funcionamiento y la ideología de la “jettatura” y la fascinación, del embrujo y el mal de ojo, del principio del “ser dominado por” (essere-agito-da). De Martino se aproxima a las gentes de Colobraro, Gròttole, Oppido, reconoce en sus prácticas un sistema en el que las crisis, las dificultades, los imprevistos, se contextualizan, se explican, se sobreponen al largo devenir histórico en el que todo tiene un origen y una cura, y es este orden, por tanto, el que alienta la resolución del conflicto.

Pero además de leerse, De Martino y su meridione también pueden verse, gracias a la poco conocida película italiana “Il demonio”, dirigida por Brunello Rondi en 1963. Esta joya  olvidada mantiene el lenguaje documental que usara el equipo de De Martino (en concreto, Luigi di Gianni) para registrar en imágenes las prácticas rituales meridionales durante las campañas de trabajo de campo. No en vano, la cinta se abre con los agradecimientos al antropólogo, cuyo material, y muy especialmente este mismo Sud e magia, sirve como fuente de inspiración directa para recrear espacios, prácticas, y comportamientos. Así reza el inicio de esta producción:

La película se inspira en un suceso trágicamente reciente. La totalidad de los ritos, fórmulas mágicas, y también las crisis demoníacas son científicamente exactas y se corresponden con la realidad italiana equivalente a aquella existente en otras partes del mundo.

DaliahIl demonio cuenta la historia de Purificata (interpretada por una bellísima y expresiva Daliah Lavi), una joven enamorada y repudiada por su amante que, sabiéndose poseedora de un don infernal, busca por todos los medios, mágicos y repugnantes, de atraerlo de nuevo. El riguroso blanco y negro heredero del neorrealismo dota de una fuerza espantosa, cruda e hipnótica, la lenta caída de su protagonista. Destaca la escena de exorcismo, impactante por su sobriedad cotidiana, que toma como escenario el interior imbuido de una iglesia de pueblo. Véanla y comprobarán que, si en verdad somos enanos a hombros de gigantes, algo le debe “El exorcista” a esta obra.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

De Martino, E. Sud e magia. Milano: Feltrinelli, 2002 (1a ed. 1959).

Fondo Luigi di Gianni.

Il demonio (1963).

Séance noire: EnLaListaNegra responde a sus preguntas

Habíamos pensado escribir una introducción a este post, pero varias páginas de respuestas después, EnLaListaNegra ha decidido que no hace falta, ¿verdad? No se pierdan las fotos exclusivas (dos en concreto, tiramos a vagos) de la mazmorra desde la que les escribimos cada semana. La hemos limpiado para que no se asusten.

Empieza pues la…

Séance noire

[I] ¿Va EnLaListaNegra a estar atenta a su dropbox el día 8?

SÍ rotundo.
[II] ¿Va a incluir a Gerard Reve en la lista de malditos?

Sí, ¿por qué no? Obra y escritor polémico por los cuatro costados. En cuanto localicemos en las inmediaciones de nuestra mazmorra un par de sus libros y saquemos algo de tiempo extra, nos pondremos manos a la obra.
[III] ¿Verdad que “The Cabin in the Woods” no es para tanto?

No está mal, es divertida, sangrienta, utiliza los clichés del género para construir la historia, y los que ya tenemos una edad agradecemos los guiños a películas de nuestra infancia y adolescencia. Pero vaya, no lo considero el evento cinematográfico del año y no me ha cambiado la vida. Bien para una sobrecena.

Cosas que importan EnLaListaNegra

Las cosas que importan EnLaListaNegra

[IV] Queremos una lista de los 10 libros favoritos de EnLaListaNegra. No vale escaquearse. Vale incluir cómics.

Estos 10 títulos sintetizan un período cronológico de lecturas que cubre aproximadamente la franja que va de los 8 a los 18 años. Considero que los libros consumidos en ese espacio de infancia y adolescencia determinan todas las lecturas posteriores. Ignoro, pues, si estos 10 títulos deban considerarse grandes clásicos de lectura obligada, y de hecho no sé si estos son verdaderamente los libros favoritos de EnLaListaNegra, pero sin duda influyeron e influyen buena parte, quizás todas, mis lecturas. Cuando pienso en ellos, se me encoge la tripa, y eso es bueno, verdad? Los títulos están ordenados grosso modo siguiendo el orden de lectura original, desde la infancia hasta la mayoría de edad. Les ahorro los comentarios individuales sobre cada uno de ellos para no alargar demasiado la cosa.

El libro de San Cipriano o La clavícula del hechicero.

Hans Christian Andersen, Cuentos de hadas para niños.

Perrault, Barbazul.

Meredith Ann Pierce, El ángel oscuro.

Michael Ende, Momo.

Howard P. Lovecraft, La habitación cerrada y otros cuentos de terror.

Charles Baudelaire, Las flores del mal.

Charlotte Brönte, Jane Eyre.

Sam Kieth, The Maxx.

Eurípides, Medea.

[V] B. G. H. nos implora: «Yo voy a decir que quiero libros de Robert E. Chambers que no sean la recopilación (al tiempo, arbitraria y estupenda) de El Rey de Amarillo. Me consta que se editaron libros en España (hace mucho, ojo) de este hombre que nada tienen que ver con el fantástico y el terror y me interesan. No creo que sea un grande, pero tengo cierta fascinación personal por su obra- extensa y supongo que pobre en gran medida- tanto histórica como romántica. Daba un brazo por leer The slayer of souls o el mismo The King in yellow íntegro. O un estudio/crítica de estas obras algo más detallado que el expuesto por el estupendo prólogo de J. Palacios a la recopilación de Valdemar.

En resumen, que alguien se lea algo de la obra de este hombre – dejando a un lado la recopilación básica- y nos la desgrane a los que no tenemos otro idioma que el castellano. Y esa persona es USTED!!!!»

Nos honran estas peticiones enfervoradas de seguidores que aman los libros más que a sus dos brazos. Gracias a plataformas como Gutenberg Project, las obras de Chambers son fáciles de conseguir en formato digital. Le digo desde ya que hasta el verano, como mínimo, EnLaListaNegra no podrá tramitar su solicitud como se merece, pero la hemos apuntado en el Gran Cuaderno de las Calaveras (véase foto), lo que es, se lo aseguro, buena señal y mejor comienzo.

Cuaderno de las calaveras

Aquí lo anotamos todo

[VI] De todos los libros que usted nos ha recomendado en su blog, ¿cuál de ellos sería el imprescindible, aquél que bajo ningún concepto deberíamos dejar de leer frente a los demás? Preferible decir solo uno, pero se vale que sean dos. Y si hubiera que dejar uno de lado, algo jamás deseable pero en ocasiones necesario, ¿cuál nos diría que dejáramos para el final?

La primera pregunta me ha resultado difícil; la segunda, no tanto.

¿El libro imprescindible? Personalmente, el ensayo “El rebelde fantástico Alexander Moritz Frey, o Hitler dispara dramáticamente al aire” (Der phantastische Rebell Alexander Moritz Frey, oder Hitler schießt dramatisch in die Luft). Muestra el efecto que la historia, el tiempo y la coyuntura han ejercido sobre determinadas obras y autoras, y en gran medida argumenta y justifica uno de los motivos por los que nació EnLaListaNegra. Obviamente, el primer motivo es dar la tabarra y hacer ruido.

A quien no le atraiga la temática, propongo el trío GrabinskiHauptmannLeppin. No uno de los tres, sino los tres, seguiditos. Hay un hilo de oscuridad que los conecta.

Y no me resisto a sugerir un tercero: El trono de madera de Carlo Sgorlon. Todo lo que he leído de Sgorlon a posteriori no me ha gustado ni la décima parte, por lo que deduzco que en Il trono di legno, Sgorlon vertió unas gotas de su sangre y las mezcló con la historia.

Y ahora los libros no tan imprescindibles, no tanto porque no merezcan la pena de ser leídos (no es el caso), sino porque se quedaron flotando en el aire como polvo sin llegar a aposentarse en los recovecos de la Lista: Ghosts, de R. B. Russell; y The Vanishing of Katharina Linden, de Helen Grant.

[VII] ¿A que se dedican en su vida “real” los mohosos bibliotecarios de En la lista negra?

Los mohosos bibliotecarios de esta Lista se dedican a la investigación en el campo de la asiriología y la historia de la medicina antigua. Créanselo, es la pura verdad.

[VIII] ¿Algún día entrarán volúmenes en lengua cervantina en el blog?

Hace ya algún tiempo que le estamos dando vueltas a la idea de crear una pequeña sección en el blog en la que comentar de forma concisa libros escritos en o traducidos a la cervantina lengua, como hicimos durante nuestro Agosto en llamas. De todas formas, consideramos que existen muchos y muy buenos blogs que cubren con solvencia este terreno, y quizás no sea tan necesario que EnLaListaNegra se encargue de ocupar ese espacio.

[IX] ¿Viviremos algún día una editorial del blog para poder disfrutar de esos volúmenes tan interesantes?

Eso sería fantástico, aunque nuestra ignorancia es proverbial en lo que se refiere a los misterios ligados al mundo editorial. Por otro lado, y a pesar del plural mayestático usado con frecuencia en nuestras entradas, al frente de EnLaListaNegra figura un único y sombrío animal (este que les habla) que no se ve capacitado para gestionar un tinglado de este tipo. De todos modos, aquí no se descarta nada. ¿Quién nos dice que alguna editorial de entre las ya existentes no se decidirá a seguir nuestras recomendaciones y a publicar una colección con el marchamo del blog? Ya saben, soñar es gratis.

Si llegamos a acumular suficientes traducciones de relatos, es posible que editemos un libro electrónico recopilándolos. No se descarta la publicación en papel con ilustraciones, etc.

[X] ¿Se meterán en otra temática como películas, cómics, etc?

Es probable que comentemos alguna película o disco siempre que tenga relación con algún libro o autor concreto (por ejemplo, en la entrada sobre Henry Darger hablamos del documental “The realms of the unreal”). El  cómic/tebeo es uno de los grandes olvidados del blog, somos conscientes de ello. No se olviden que detrás de EnLaListaNegra y de los grandilocuentes plurales mayestáticos se oculta una sola persona, y eso determina que no se consiga publicar más de una entrada por semana.

[XI] ¿Cuantos gallos se necesitan sacrificar para mantener En la lista negra?

Dennos café y chocolate, déjennos algún comentario o recomendación cada cierto tiempo, y seremos felices.

[XII] ¿Algún plan para resucitar a Ewers y compañía y hacerles entrevistas?

No sé si es el caso de ponerse a resucitar muertos, pero con Ewers tenemos una cuenta pendiente, y es probable que esa entrevista se la hagamos a través de la obra de sus biógrafos Wilfried Kugel y Marion Knobloch.

[XIII] ¿Qué te gustaría que te preguntasen?

¿Cómo selecciona y dónde encuentra sus libros EnLaListaNegra?

[XIV] ¿Crees que la pátina mohosa del terror anterior al siglo XX resulta irreproducible e insuperable para el terror del XX y XXI?

Soy optimista en ese aspecto, y creo que cada período cuenta con buenas obras en el género de terror y el fantástico. Además, EnLaListaNegra comemos de casi todo, bibliográficamente hablando.

[XV] ¿Cuáles son tu película, tu novela y tu cuento corto de terror preferidos? (¡di solo uno de cada!).

Pregunta traicionera donde las haya, esto no se hace. No sé si son mis favoritos, pero como hay que elegir…

Película: Roman Polanski, “Repulsión”.

Novela: Shirley Jackson, Siempre hemos vivido en el castillo.

Cuento corto: Horacio Quiroga, “El almohadón de plumas”.

[XVI] ¿Crees que una melodía puede acojonar tanto o más que un texto o una filmación? Si la respuesta es sí y para sacar nota, cita algún ejemplo.

Otro SÍ rotundo. Personalmente me horrorizan las piezas principales de las bandas sonoras de “Twin Peaks” y de la película “Suspiria”, compuestas por Badalamenti y The Goblins respectivamente. Me temo que el gen italiano influye.

[XVII] ¿Tienes previsto aterrizar alguna vez en Barcelonalandia en los próximos treinta años, año arriba año abajo?

Sí, pero todavía no sé cuándo. Le(s) aviso.

[XVIII] ¿Qué es lo más extraño que le ha ocurrido desde que ha puesto en marcha su magnífico (peloteo infame) blog? ¿Algún seguidor pesado aparte de mí, alguna anécdota curiosa con editoriales? ¿Y lo más gratificante?

No sé si será considerada una anécdota lo suficientemente extraña, pero desde que el blog está en marcha, me he hecho amiga del cartero que suele traerme paquetes con libros, y que es una versión italiana del Dr. Who (en concreto de Tom Baker, el cuarto doctor).

Por el momento no hay gente que nos persiga ni nos amenace. En general, ya es sorprendente (y gratificante) de por sí que haya personas que lean y comenten las entradas, o que incluso se compren los libros de los que hablamos. Hay editoriales que hasta nos envían los libros que les pedimos y usan google translator para enterarse de lo que hemos escrito. Que le gustemos a los editores de Valdemar también nos hace mucha ilusión.

Libros, listas y regalos: el 2012 en negro

barbebleue_dorc3a92.jpgVaya, vaya: ¿al borde del abismo navideño y no saben qué regalar(se)? No se preocupen, pasa siempre. Para ayudarles a tomar decisiones, les ofrecemos la lista de lecturas de EnLaListaNegra realizadas en el curso de este año 2012 que se acaba. Ea, honor a la verdad: no son tanto las lecturas de EnLaListaNegra cuanto las de Couto, el ente detrás de este blog pequeñito que sólo ustedes hacen grande. Lecturas ociosas, ojo, y no esas hechas para responder a las obligaciones de la profesión. De muchos de estos libros y autores ya les hemos hablado en los últimos 12 meses, y para sorpresa de todos, algunos de estos raros especímenes han visto la luz en versión traducida al español. En concreto, dos: El arte de los enfermos mentales de Hans Prinzhorn; y Las penas del príncipe Sternenhoch, de Ladislav Klima.

Con esta entrada quiero (así, en primera persona singular y muy presente) dar las gracias a tod@s l@s que nos han seguido, leído, sugerido, criticado y comentado. EnLaListaNegra es un proyecto juguete hecho por amor al arte que tiene forma de hombre-orquesta y sólo busca empujar a la orilla antiguallas, rarezas y restos de naufragios literarios para que muchos otros alguien los encuentren. Cobramos en comentarios y, si suena la flauta, incluso en libros.

Es por esto que también agradecemos (ahora en plural) a las editoriales Chomû Press, Routledge, The History Press, The Swan River Press, Twisted Spoon Press y Valancourt Books que hayan accedido a enviarnos ejemplares de su catálogo para que los comentásemos. Manifestamos nuestro amor incondicional por las pequeñas editoriales, que han sido las que mejor han respondido a nuestro mendigar literario.

Pues aquí tienen los títulos prometidos, aderezados con enlaces varios para que, saltando de página en página, puedan decidir si la cosa les interesa o no. Algo encontrarán que satisfaga su paladar.

severinsgang

Novelas

(1) Boston, L. M. The Children of Green Knowe (“Los niños de Green Knowe”). London: Faber & Faber, 2006 (1° ed. 1954).

(2) Brönte, Ch. The Professor (“El profesor”). Hertfordshire: Wordsworth Editions, 1994.

(3) Calandra, E. La bell’Alda. Leggenda (“La leyenda de la bella Alda”). Anzio: De Rubeis, 1994.

(4) Capuana, L. Il marchese di Roccaverdina (“El marqués de Roccaverdina”). Milano: Garzanti, 1989.

(5) Carter, A. Notti al circo (“Noches en el circo”). Milano: Corbaccio, 2002.

(6) Dickens, Ch. Tale of Two Cities (“Historia de dos ciudades”). Hertfordshire: Wordsworth Editions, 1999.

(7) Ewers, H.H. Der Zauberlehrling oder Die Teufelsjäger (“El aprendiz de brujo o Los cazadores del Diablo”). München & Leipzig: G. Müller, 1909.

(8) Frey, A. M. Solneman, der Unsichtbare (“Solneman, el invisible”). München: Delphin, 1914. 1a edición.

(9) Grant, H. 2010. The Vanishing of Katharina Linden (“La desaparición de Katharina Linden”). New York: Random House (1° ed 2009).

(10) Hauptmann, G. Phantom (“El fantasma”). Berlin: Fischer, 1923.

(11) Hope Hodgson, W. The House on the Borderland (“La casa en el confín de la tierra”). London: Chapman & Hall, 1908.

(12) Jackson, Sh. We Have Always Lived in the Castle (“Siempre hemos vivido en el castillo”). New York: Viking Press, 1962.

(13) Klima, L. I dolori del principe Sternenhoch (“Las desventuras del príncipe Sternenhoch”). Traducción de Dania Amici y Sergio Corduas. Roma: Edizioni e/o, 1983.

(14) Leppin, P. Severins Gang in die Finsternis (“El viaje de Severin en la oscuridad”). Müchen: Delphin-Verlag, 1914.

(15) Machen, A. The Three Impostors (“Los tres impostores”). Boston: Robert Bros, 1895.

(16) Maraini, D. La lunga vita di Marianna Ucrìa (“La larga vida de Marianna Ucrìa”). Milano: Rizzoli, 1994.

(17) Marsh, R. The Beetle: A Mystery (“El escarabajo: Un misterio”). Hertfordshire: Wordsworth Editions, 2007 (1a ed. 1897).

(18) Nin, A. Henry and June: From the Unexpurgated Diary of Anaïs Nin (“Henry y June”). San Diego: Harcourt Brace Jovanovich, 1986.

(19) Pedraza, P. Lucifer Circus. Madrid: Valdemar, 2012.

(20) Perutz, L. Der Meister des Jüngsten Tages (“El maestro del juicio final”).

(21) Sgorlon, C. Il trono di legno (“El trono de madera”). Milano: Mondadori, 1973.

(22) Sgorlon, C. La luna color ametista (“La luna color amatista”). Milano: Mondadori, 1972.

(23) Sgorlon, C. La tredicesima notte (“La decimotercera noche”). Milano : Mondolibri, 2001.

(24) Spark, M. The Driver’s Seat (“El asiento del conductor”). London: Penguin Books, 1988.

(25) Spunda, F. Devachan: magischer Roman (“Devachan. Novela mágica”). Wien, Prag, Leipzig: Strache, 1921.

(26) Wall, J. W. Ringstones. New York: Ballantine, 1961 (1a ed. 1951).

(27) Waters, S. Affinity (“Afinidad”). London: Virago, 2000.

(28) Ray, J. La venganza de las siete sillas. Ediciones Júcar, 1974.

Demon_ruchu

Volúmenes de cuentos y relatos

(29) Doig, J. (ed) Australian Ghost Stories (“Relatos australianos de terror”). Hertfordshire: Wordsworth Editions, 2010.

(30) Ewers, H.H. I cuori dei re e altri racconti (“Los corazones de los reyes y otros cuentos”). Capri, La Conchiglia, 2005.

(31) Gaskell, E. Gothic Tales (“Cuentos góticos”). London: Penguin Classics, 2000.

(32) Grabinski, S. The Dark Domain (“El dominio oscuro”). Traducción de Miroslaw Lipinski. Cambridge: Dedalus, 1993 (reed. 2005).

(33) Showers, B. J. The Bleeding Horse and Other Ghost Stories (“El caballo que sangra y otras historias de fantasmas” ). Cork: Mercier Press, 2008.

(34) Showers, B. J. Old Albert. An Epilogue (“El viejo Albert. Un epílogo”). Dublin: The Swan River Press, 2012.

(35) Tuttle, L. (ed). Skin Of The Soul: New Horror Stories By Women (“La piel del alma. Nuevas historias de terror escritas por mujeres”). London: The Women’s Press, 1990.

Freaks Naruyama

Arte y fotografía

(36) Röske, T. – I. von Beyme. Surrealismus und Wahnsinn/ Surrealism and Madness (“Surrealismo y locura”). Heidelberg: Prinzhorn, 2009.

(37) Toshiharu, I. (texto) Freaks. La collezione Akimitsu Naruyama (“Freaks. La colección Akimitsu Naruyama”). Modena: Logos, 2000 (1° ed. 1999).

Véanse también las referencias (39) y (44).

Camporesi Sugo della vita

Ensayo

(38) Albiero, P. – G. Cacciatore. Il terrorista dei generi. Tutto il cinema di Lucio Fulci (“El terrorista de los géneros. Todo el cine de Lucio Fulci”). Roma: Un mondo a parte, 2004

(39) Arnold, K. – D. Olsen (eds) Medicine Man: The Forgotten Museum of Henry Wellcome (“El hombre medicina. El museo olvidado de Henry Wellcome”). Londres: British Museum Press, 2003.

(40) Camporesi, P. Il sugo della vita. Simbolismo e magia del sangue (“El jugo de la vida. Simbolismo y magia de la sangre”). Milano: Mondadori, 1988.

(41) Edwards, J. – A. Soltysik Monnet (eds). The Gothic in Contemporary Literature and Popular Culture. Pop Goth (“Lo gótico en la literatura contemporánea y en la cultura popular. Gótico pop”). New York: Routledge, 2012.

(42) Ernsting, S. Der phantastische Rebell Alexander Moritz Frey, oder Hitler schießt dramatisch in die Luft (“El rebelde fantástico Alexander Moritz Frey, o Hitler dispara dramáticamente al aire”). Zürich: Atrium Verlag, 2007.

(43) Morus, I. R. Shocking Bodies. Life, Death and Electricity in Victorian England (“Cuerpos electrificados. Vida, muerte y electricidad en la Inglaterra victoriana”). Stroud: The History Press, 2011.

(44) Prinzhorn, H. Bildnerei der Geisteskranken. Ein Beitrag zur Psychologie und Psychopathologie der Gestaltung (“Expresiones de la locura. El arte de los enfermos mentales”). Berlin: Springer, 1922.

Cómics, fanzines, otros

(45) Alvarado, M. Historias mínimas 2.

(46) Burns, Ch. The Hive. Milano : Rizzoli Lizard, 2012.

(47) González, B. El hombre alto.

(48) Ramos, M. – J. L. Forte. Piscina solitaria.

(49) Solís, F. – J. L. Forte. Gélida.

(50) VVAA. Mambo.

(51) VVAA. Ciento volando.

Gerhart Hauptmann, El fantasma

Afirman los entendidos que el síndrome de Stendhal se define como un disturbio transitorio caracterizado por taquicardia, mareos, vértigo y alucinaciones que se manifiestan cuando el individuo se enfrenta a obras de extraordinaria belleza. Si es esta la enfermedad de lo insoportablemente bello, ¿con mayor razón no merecerá entonces el desgraciado Lubota un síndrome que lleve su nombre? Para Loretz Lubota, el protagonista de la obra que comentamos esta semana, su enfermedad resulta anónima y bastarda, pero no así la causa de la misma: su mal último se llama Veronika Harlan.

“Reverendo Padre, yo era un hombre pacífico y he perdido mi tranquilidad; era diligente y trabajador como una hormiga, y ahora me he convertido en un holgazán; como un flaco rocín no tenía pretensiones, y ahora me he convertido en un alcahuete y en un disipador. Quería a mi madre sobre todas las cosas: si ella muriese hoy mismo no vertería ni una sola lágrima. Amaba a Dios y al Cielo, temía al demonio y al infierno; pero dime  hoy dónde se encuentra Veronika Harlan, y si ella morase en los infiernos, renunciaría para siempre a Dios y al Cielo.” (“Il fantasma”,  p. 88; traducción de Couto a partir del texto italiano)

En “El fantasma” (Phantom, 1922) se narran en primera persona, a modo de confesión póstuma, las penalidades fatídicas de un pobre diablo enamorado. Lubota, el escribano de vida sencilla dedicada al trabajo, al estudio, al mantenimiento de la madre viuda, se trastoca completamente cuando, a través de la ventana de su oficina, contempla a la jovencísima Veronika en un coche de caballos. La fantasmal visión lo transforma radicalmente: la belleza lo despierta, y ese despertar resulta monstruoso, puesto que le obliga a enfrentarse a la mediocridad sucia y repugnante de su casa, de su apariencia, y de su mísera condición. Lubota, quien en los tiempos en los que Veronika Harlan no era siquiera espectro, sonreía satisfecho ante su vida y las perspectivas que esta le ofrecía, se espanta de la fealdad de engrudo y pluma que cubre todo lo que hasta entonces le era querido.

El deseo de poseer la belleza de la niña Veronika contagia de una fiebre de locura desmesurada a nuestro protagonista: la obsesión lo  penetra hasta el hueso, lo posee (no en vano Hauptmann recurre a la imagen de la posesión demoníaca para describir su estado), lo imbuye de presunción, lo empuja a la perversión, al engaño, y finalmente al crimen.

Gerhart Hauptmann (1862-1946), prosista y autor teatral galardonado con el premio Nobel de literatura en 1912, construye esta historia a partir de su propia experiencia. Su musa se llama Ida Orloff, joven actriz que conoce en los escenarios cuando esta cuenta tan solo 16 años. Ida, arquetipo de la mujer-niña, inspirará la mayoría de sus personajes femeninos, e incluso protagonizará la versión cinematográfica de otra obra de Hauptmann, Atlantis. No es esta, sin embargo, la única pieza del autor transformada en celuloide: nuestro Phantom será adaptado por Thea von Harbou y dirigido por F. W. Murnau en 1922. Otros dos buenos motivos para aproximarse a esta obra.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Hauptmann, G. Phantom. Novela por entregas publicada originalmente en el Berliner Illustrierte Zeitung en 1922.

Hauptmann, G. Phantom. Berlin: Fischer, 1923.

Hauptmann, G. Il fantasma. Traducción de Giovanni Tateo. Palermo: Sellerio, 2003.

Versión inglesa de Phantom en archive.org

“Phantom” (F. W. Murnau, 1922) en IMDB.

El terrorista de los géneros. Todo el cine de Lucio Fulci

“Pequeñajo y grueso, es imposible escribir su biografía, porque, por lo que cuenta, resulta que tiene 600 años, que ha ejercido todas las profesiones y que ha vivido en cada lugar de la tierra incluida la Atlántida” (Il terrorista dei generi, p. 25)[1].

Il terrorista dei generi. Tutto il cinema di Lucio Fulci de Paolo Albiero y Giacomo Cacciatore es un libro de grandes dimensiones, pesado y poco manejable, cuyas páginas se doblan y se cierran caprichosas sobre sí mismas haciendo de él un volumen francamente incómodo, como el propio cine de Fulci (1927-1996). Su molesta materialidad lo convierte, por tanto, en un libro  hecho a medida para EnLaListaNegra.

Este “El terrorista de los géneros” supone, además, una cuidadosísima y exhaustiva revisión de la producción del director romano, una biografía construida como un rosario que enhebrase todas y cada una de sus películas a lo largo de casi cinco décadas. Fulci es conocido fundamentalmente por sus películas más sucias rodadas en los 70 y los 80 en las que mezcla trash, gore y terror, como “Zombi 2”, “Quella villa accanto al cimitero”, o “Un gatto nel cervello”. Menos conocida es, sin embargo, su vertiente más comercial al servicio de la popular comedia all’italiana. En los 60, Fulci rodó muchas de las cintas de la pareja formada por Franco (Franchi) y Ciccio (Ingrassia), cuyo humor se basaba en el gesto esperpéntico heredero del teatro de variedades apto para todos los públicos. Fueron estas, sin lugar a dudas, sus películas más taquilleras, y las que le permitirían seguir en el negocio y rodar cintas más personales, incluyendo cine del oeste (Le colt cantarono la morte e fu… tempo di massacro, I quattro dell’apocalisse)[2] y thrillers (Una sull’altra, Una lucertola con la pelle di donna)[3].

Porque conviene recordar que Lucio Fulci realizó algunos de los mejores gialli de la tradición cinematográfica italiana en una mezcla enfermiza de crimen, violencia, sexualidad y morboso erotismo. De entre ellos destaca el crudísimo “Non si sevizia un paperino”, que recibió el título “Angustia de silencio” en España, y que es, a todos los efectos, una película excepcional dentro y fuera del género. Incluso su incursión en el cine histórico con “Beatrice Cenci” le sirvió para narrar una historia real de incesto y maltrato de extrema violencia.

A través de las voces de los actores, actrices, y colaboradores que trabajaron con el director, se desgranan las historias de los rodajes, las relaciones de Fulci con su equipo, sus impresiones personales acerca de su trabajo, el impacto de sus películas sobre el público y la crítica. Se combinan fragmentos de entrevistas y artículos publicados durante la carrera del guionista y director junto a análisis y comentarios hechos por los dos autores del libro, aderezado todo ello con la autocrítica llena de giros lingüísticos típicamente romanos del propio Lucio.

Es, en definitiva, el libro de libros sobre un director a recuperar. Los amantes del giallo, del terror y de la producción de Fulci encontrarán en este libro una obra de referencia esencial sobre el director romano, quien tocó todos los palos, lidió con la censura y el buoncostume, se vio envuelto en proyectos que poco le interesaban y, como él mismo reconoció no pocas veces, rodó films horrendos. Si saben reconocer las perlas de ese rosario cinematográfico, sin embargo, les esperan horas de genuina maravilla.

(Esta entrada está dedicada a Pato, quien cumple años dentro de unas horas. ¡¡¡Felicidades!!!)

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Albiero, P. y G. Cacciatore. Il terrorista dei generi. Tutto il cinema di Lucio Fulci. Roma: Un mondo a parte, 2004.


[1] Publicado originalmente en Lo Specchio nr. 45, 05-11-1961, especial realizado por Ugo Astolfo, “Dizionario dei registi. Guida aggiornata dei realizzatori italiani”, II parte.

[2] “Las pistolas cantaron a muerte” y “Los cuatro del Apocalipsis”.

[3] “Una historia perversa” y “Una lagartija con piel de mujer”.