El aprendiz de brujo o Los cazadores del diablo: Una novela que nunca será traducida al español

 Si bien es una afirmación demasiado audaz, tenemos nuestros motivos para sostener la hipótesis de que esta obra, nacida de la carnívora pluma de H. H. Ewers, no será traducida al español. Der Zauberlehrling oder Die Teufelsjäger, publicada originalmente en 1909, es una novela demasiado radicada en su tiempo como para que pueda encontrar su lugar en el mundo editorial del siglo XXI. Ambientada en el inexistente pueblo de Val di Scodra, Frank Braun será el mago , el prestigitador, el ilusionista que, a través del “profeta” Pietro Nosclere y la “santa” Teresa Raimondi, conducirá a la pequeña población montañosa, sin quererlo, a una locura extática y brutal. Da inicio de este modo la “Trilogía de Frank Braun”, el alter ego del propio autor que se empuja allí donde nadie más se atreve a penetrar.

Focalizada en los discursos raciales y en la locura derivada del fanatismo religioso, en la capacidad de dominio y en la manipulación psicológica (cuando no física) de los más débiles, Braun se presenta en la novela como un intelectual profundamente germano perteneciente a un grupo racialmente superior. Cuando, partiendo de su condición de ser moralmente evolucionado, decide intervenir  en la vida del valle y manipular a la comunidad desde el mismísimo interior de la fe religiosa, descubrirá que su obra se desboca como el fuego que arde libre.

Éxtasis, visiones, flagelación, penitencia, desnudos integrales, sangre, latigazos, crucifixiones, maltrato a animales, violaciones, y tantas otras acciones bien criminales, bien pecaminosas, que hoy por hoy se considerarían en el mundo artístico-literario como extravagancias obsoletas de temática sencillamente incómoda y poco agradable de leer, conforman el esqueleto de esta obra. Esta primera novela de Ewers no resulta, efectivamente, tan cautivadora como la sucesiva Alraune (La mandrágora), más madura y compleja, cuyo discurso universal logra traspasar las barreras de los localismos histórico-culturales. La mandrágora se ha constituido en clásico por la universalidad de su personaje principal; El aprendiz de brujo, por el contrario, es una obra claramente afincada en su tiempo. Las teorías raciales que salpican la obra, coronada por una supuesta raza germánica en la cúspide, no pueden tener cabida en el universo editorial del nuevo milenio, marcado no sólo por la memoria histórica del holocausto y los horrores de la guerra, sino también por una nueva y bien diferenciada percepción del cuerpo y de la religión. Si el occidente contemporáneo promociona, expone y comercializa la asepsia, la androginia, la robótica, la nanotecnología, el minimalismo, la claridad, y la ciencia de laboratorio, lo que Ewers describe en su obra, los cuerpos ancianos, desnudos, brutalmente abiertos a golpe de látigo, envueltos en sudarios de sangre y practicantes de una piedad manierística, quedan bien lejos de las preferencias estéticas modernas. Libro interesante, sin embargo, para l@s amantes del autor que deseen ahondar y  profundizar en la prosa del de Düsseldorf.

“En pocos minutos los cuerpos se cubrieron de sangre, la piel reventó, colgando en tiras. Los cuatro rodaron sobre el suelo, gritando y auyando en hiriente agonía. En un dolor desesperado, Carmelina asió con los dientes el hombro de Cornaro y lo mordió, y haciendo esto rodeó al muchacho con sus brazos calientes y hundió sus uñas profundamente en su carne. Se giraron hacia el confuso grupo, abrazándose con brazos y piernas, humeantes de sudor y sangre. E incansable se precitaba el pesado cilicio de la santa sobre la carne lacerada.” (Der Zauberlehrling oder Die Teufelsjäger, p. 299. Traducción de Couto)

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Ewers, H.H. Der Zauberlehrling oder Die Teufelsjäger. München & Leipzig: G. Müller, 1909. 1a edición.

Ewers, H.H. Alraune / Der Zauberlehrling oder Die Teufelsjäger. Erftstadt: Area,  2005. Reedición*.

*Edición usada en la preparación de esta entrada.

En la lista negra: desenterrando cadáveres bibliográficos

Con esta primerísima entrada inauguramos EnLaListaNegra, un blog que busca rescatar, revalorizar y hacer accesibles obras y autores/as olvidad@s, desconocidos, impopulares y en general ausentes en el mercado editorial de las traducciones al español.

Las nuevas tecnologías han permitido un acceso casi ilimitado a los productos culturales más variopintos, y nos han hecho creer que todo está disponible en la red para nuestro uso y consumo. Nada más lejos de la realidad. Hoy, como antaño, obras y autores permanecen intraducidos, y su trabajo, inaccesible por los motivos más variopintos: de la censura en el pasado al desinterés editorial, pasando por las exigencias del mercado y las casualidades fatales que se empeñan en mantener ocultas pequeñas joyas de la literatura.

EnLaListaNegra busca contribuir, desde la pasión y la más absoluta modestia, al excelente trabajo que se está realizando desde muchos otros blogs para difundir ese saber oculto. A través de recensiones, comentarios y traducciones presentaremos periódicamente piezas semidesconocidas que permitan a) al lector/a curtid@ en lenguas extranjeras, la posibilidad de descubrir la obra original; b) al lector en lengua hispánica, hacerse una primera impresión del autor u obra comentada; c) al editor o traductor, la posibilidad de invertir recursos en la traducción profesional y la difusión de trabajos notables.

Si te interesan los contenidos de esta página y deseas asegurar su continuidad y supervivencia, por favor, muestra tu apoyo:

1) Suscribiéndote a EnLaListaNegra.

2) Creando un enlace a EnLaListaNegra desde tu blog o página web personal.

3) Dejando comentarios y sugerencias que nos permitan mejorar el blog.

4) Haciéndonos llegar información sobre autores/as y obras olvidadas, así como tus artículos, libros, blogs, fanzines, etc sobre temas afines a EnLaListaNegra.