Posts Tagged ‘ Alfred Kubin ’

Viaje in utero

¿Conocen esa sensación extraña que sobreviene cuando se es expuesto a una sobredosis de información en forma de imágenes, textos e ideas, que luego tienden a presentarse de nuevo aleatoriamente en flashes para más tarde desvanecerse en un remolino de palabras desligadas y figuras inconexas? Pues esto nos sucede EnLaListaNegra desde que hemos puesto pie en Alemania. Un peculiar trabajo que nos traemos entre manos nos está proporcionando horas de estudio sobre aspectos de historia de la medicina y la anatomía, en especial ligadas a la reproducción, la embriología, y el cuerpo femenino; pero también esta trastocando completamente nuestro calendario de lecturas y comentarios literarios.

En la entrada de esta semana, pues, les presentamos algunas imágenes que atestiguan un viaje poco convencional, un periplo al interior del cuerpo, una regresión in utero. Una colección de imágenes curiosas que, a pesar de no demostrarlo, siguen un hilo lógico, si bien finísimo e imperceptible. Recuerden que la biología y la biomedicina muestran una versión de la realidad y no “La Realidad”; que no hay “Verdades científicas”, sino únicamente “creencias científicas”.

Estos son mundos de maravilla y espanto.

Da_Vinci_feto_royal_collectionLeonardo Da Vinci (1452-1519) imaginó al feto como una esfera, un fruto precioso cerrado sobre sí mismo.

magical_gem_British_Museum

Amuleto uterino del siglo III e.c. conservado en el Bitish Museum. Las corrientes mayoritarias de pensamiento médico clásico grecolatino, con los autores hipocráticos a la cabeza, sostenían que el útero era un animal capaz de moverse dentro del cuerpo de la mujer. Su continua necesidad de humedad, de ser irrigado, podía obligarlo a trasladarse desde las regiones inferiores del cuerpo hasta los pulmones, llegando incluso a provocar sofocación. Estos amuletos tallados en piedra, generalmente hematita,  por tanto, se utilizaban con fines terapéuticos en el tratamiento de afecciones uterinas vinculadas sobre todo a estos movimientos. En la imagen aparece representado , según la iconografía habitual de estas piezas, un útero que evoca la imagen del pulpo (fíjense en esos filamentos tentaculares en la parte tanto inferior como superior), bajo cuya boca figura una llave.

La inscripción griega en el reverso de la gema reza (aquí me fío de l@s responsables de la publicación correspondiente): Orôriouth, Iaêô, Iaô, Sabaôth, útero, contráete.

La obra de referencia fundamental para el estudio de estas gemas fue publicada por Campbell Bonner en 1950 bajo el título Studies in Magical Amulets: Chiefly Graeco-Egyptian. No se pierdan el recientísimo proyecto de publicación y reedición digital de estas piezas: The Campbell Bonner Magical Gems Database.

L0035934 Clay-backed uterus. Roman votive offeringÚtero votivo romano en terracotta (II a.e.c.-II e.c.). Abundantísimos ejemplares de estos exvotos se han excavado en yacimientos del Mediterráneo: eran depositados en templos, probablemente, para solicitar o agradecer favores en materia ginecológica y obstétrica concecidos por las divinidades.

Maruja Mallo_Naturaleza vivaMaruja Mallo, Naturaleza viva

Oxford_BodleianMS Ashmole 399, fol. 13v. Estilizada versión de un útero grávido en un manuscrito médico del siglo XIII.

Foetal positions in womb Soranus Gynaecia 9th cIlustración del siglo IX e.c. a la Gynaecea de Sorano  donde se muestran algunas de las posiciones problemáticas que puede adoptar el feto in utero. Como pueden observar, el feto es representado aquí como un señor pequeñito e inquieto.

L0034904 Diagram showing the uterusWilliam Cowper, Diagrama del útero, 1739. Paisajes de otro mundo.

Kubin

Alfred Kubin para terminar. Tumbas y úteros. EL principio. El fin.

Oskar A. H. Schmitz, Hachís. Cuentos

haschisch-alfred-kubin-1

Los hombres que se me acercan parecen perdidos, pálidos y exhaustos. ¿Por qué? ¿Por el placer, quizás? Su apariencia no lo demuestra en absoluto. Se van a la cama no antes del romper del día, tienen amantes que no los aman, y pagan por todo más de lo que vale; acabarán enfermos, locos, pobres. ¿Por qué? Nadie lo sabe, y ellos menos que nadie. (Schmitz, “El mensajero”; traducción de Couto)

schmitzNuestro invitado de esta semana es Oskar Adolf Hermann Schmitz (1873-1931). Miembro de la Bohemia muniquesa y practicante del decadentismo en su juventud, se dedicaría en una segunda fase de su producción (a partir de la primera guerra mundial) a escribir ensayos en los que trató múltiples y variopintos aspectos de la vida y la cultura, desde la musicología y la política a la astrología y all yoga. Sus monumentales diarios resultan (según dicen los que se los han leìdo) de una importancia fundamental para comprender la Alemania guillermina.

El libro que les presentamos esta semana se titula Haschisch. Erzählungen (“Hachís. Cuentos”, 1902), y es la primera obra literaria alemana que trató el tema de las drogas y la ebriedad, varias décadas después de la obra de Baudelaire sobre los paraísos artificiales. Admirado en su época de Tchukolsky y Mann, entre otros, goza ahora del olvido cavernoso que tanto veneramos en EnLaListaNegra[1].

La premisa reza como sigue. Un inesperado encuentro en un restaurante con un viejo dandy, el conde Alta-Carrara, da pie a que el anónimo compilador de las historias narradas sea invitado a un curioso y exclusivo club del que Alta-Carrara forma parte: el club del hachís, un lugar de sugerente ambientación oriental pensado para estimular los sentidos. “Hachís”, por tanto, recoge las historias que se narran entre las paredes de ese oasis umbroso y narcótico, engarzadas por blandas hilachas de humo. Constantes temáticas en estos siete cuentos son el juego entre lo visible y lo invisible, entre lo real y la apariencia; las mascaradas y los juegos perversos donde se subvierten órdenes y jerarquías; el satanismo decadente que desafía la convención y el moralismo caduco; la ambivalencia del ser y del parecer; la embriaguez y la intoxicación. Y ante todo y sobre todo, el aleteo fatal de las dos pulsiones del alma humana: el amor y la muerte.

Félicien Rops - Parodie HumainEn “La amante del diablo”, una misteriosa mujer que nunca muestra su rostro propone a un joven muchacho la experiencia erótica total, sin restricciones (y por ello, satánica). “Una noche del siglo dieciocho” presenta una fantasía orgiástica entre señores y campesinos en la Francia prerrevolucionaria. “Carnaval” destila las fúnebres consecuencias que siguen a los encuentros amorosos fortuitos propiciados por la comparsa veneciana. “Los pecados contra el Espíritu Santo” ofrece otra vuelta de tuerca al motivo de la corrupción de la piedad, la pureza y el sentimiento religioso que tantos ejemplos de buena literatura, desde “El monje” a “Los elixires del diablo” y posteriormente “El aprendiz del diablo”, nos ha proporcionado. En este caso la protagonista es otra devota Teresa, como devota y Teresa resultó la víctima elegida por Ewers en su exordio novelístico (libro que comentamos aquí). En “El mensajero”, el protagonista recibe lecciones de muerte de una prostituta que le persigue hasta su casa. “Un suceso anterior a marzo procedente de las notas personales de un periodista” relata el encuentro del periodista del título, ocurrido en su juventud, con una banda de contrabandistas que le prometen cumplir tres deseos a cambio de tres de sus sueños.

Filosofía, evocación, literatura: “Hachís” es una ensoñación permanente, la dislocación entre la realidad y su reflejo, separados a través de la ebriedad absoluta que se consigue no sólo con las drogas, sino también mediante la manipulacion de la voluntad o el juego de la lujuria. Los siete relatos fueron, además, ilustradas por Alfred Kubin, cuñado del autor.

No se olviden de visitarnos la próxima semana: Schmitz y EnLaListaNegra le tienen reservada una sorpresa.

haschisch-alfred-kubin-7 (copia)

Índice

El club del hachís (Der Haschischklub)

La amante del diablo (Die Geliebte des Teufels)

Una noche del siglo dieciocho (Eine Nacht des Achtzehnten Jahrhunderts)

Carnaval (Karneval)

Los pecados contra el Espíritu Santo (Die Sünde wider den Heiligen Geist)

El mensaje (Die Botschaft)

Un suceso anterior a marzo procedente de las notas personales de un periodista (Eine vormärzliche Begebenheit aus den privaten Aufzeichnungen eines Journalisten)

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Schmitz, O. A. H. Haschisch. Erzählungen. Frankfurt am Main, Südwestdeutscher Verlag, 1902.

Schmitz, O. A. H. Tagebücher. Band 1. Das wilde Leben der Boheme. 1896-1906. Band 2: Ein Dandy auf Reisen. 1907-1912. Band 3: Durch das Land der Dämonen. 1912-1918. Editado por Wolfgang Martynkewicz. Berlin: Aufbau-Verlag, 2006-2007.


[1] El volumen ha sido reeditado recientemente por la editorial alemana Blitz Verlag.

Mujeres, remo, y ajedrez. Sobre la persona y el personaje de Gustav Meyrink

Hay muchas maneras de disfrutar de un autor como Gustav Meyrink (1868-1932), ya sea leyendo sus novelas (la más obvia de todas, si me lo permiten), consumiendo las adaptaciones cinematográficas de sus relatos, o reevocando la intensidad lúgubre y misteriosa de su imaginación mientras se callejea por la ciudad de Praga. Pero hay otras. EnLaListaNegra tuvo la posibilidad de contarse entre la audiencia de la jornada literaria que se le dedicó al autor el pasado 27 de octubre en el Museo Histórico Nacional del Arte Sanitario de Roma. “Misterio y arcano imaginario en la obra de Gustav Meyrink” (Mistero e arcano immaginario nell’opera di Gustav Meyrink) proponía, a través de varias ponencias de muy distinto perfil y calado, explorar la relevancia que el ocultismo y la iniciación esotérica guardaron en la obra del escritor. Y todo ello en un marco incomparable: una sala de altísimos techos con una escalinata doble al fondo presidida por un busto de Hipócrates; estampas anatómicas de gran formato decorando las paredes amarillentas a ambos lados de la estancia; luces difusas, penumbra, y un frío de iglesia para una tarde de literatura fantástica.

Tachada de broma mística por parte de algunos críticos literarios, o percibida como un destilado alquímico de supremo conocimiento hermético por iniciados y ocultistas, es innegable que novelas como “El golem”, “El dominicano blanco”,  o “El ángel de la ventana de occidente” abundan de referencias, imágenes y reflexiones tomadas o desarrolladas a partir de un contacto directo, personal, con el mundo espiritual. De hecho, la biografía de Meyrink apunta que a los 24 años, pistola en mano y tomada ya la decisión de quitarse la vida, un oportunísimo opúsculo sobre la vida más allá de la muerte lanzado bajo la puerta por la mano del destino le hizo no sólo abandonar su propósito, sino también tomar el camino de los estudios teosóficos, filosóficos y ocultistas. Las ponencias de De Turris, Fusco, y Olzi contribuyeron enormemente a identificar el particular simbolismo y la cultura esotérica del escritor.

La charla que contribuyó a redimensionar la figura de Meyrink en la discusión, sin embargo, fue la impartida por Marino Freschi. Sin desmerecer la relevancia que el contacto con grupos, asociaciones y lecturas místicas tuvo en la vida y obra de G. M., Freschi ofreció una panorámica vivaz, transformando al sesudo escritor-iniciado en un ser de carne y hueso, al personaje en persona. Descubrimos entonces que el motto “mujeres, remo, y ajedrez” presidió su vida hasta mediados del 1890; que fue asiduo duelista por su preferencia por las mujeres casadas; que trabajó como banquero y, acusado de llevar a cabo actividades financieras ilícitas, se declaró en bancarrota y comenzó a escribir para ganarse la vida; que mantuvo una relación de amor-odio con la ciudad de Praga; y que, habiéndole encargado a Alfred Kubin una serie de ilustraciones para una pieza que no llegó a escribir, Kubin las utilizaría para crear su gran novela fantástica, La otra parte.

Gustav Meyer, alias Gustav Meyrink: ochenta años después de su muerte, todavía le recordamos.

Ponencias de la jornada

Presentación , por Pietro Mander.

Gianfranco De Turris, “La verdadera fantasía de Gustav Meyrink”.

Sebastiano Fusco, “Las raíces doctrinales del esoterismo en la obra de Gustav Meyrink”.

Michele Olzi, “El golem: una visión de Gustav Meyrink”.

Marino Freschi, “Gustav Meyrink y Praga”.

Discusión y turno de preguntas, moderado por Giampiero Moretti.

Enlaces de interés

Lista de obras de Gustav Meyrink en Tercera Fundación

Museo Nazionale dell’Arte Sanitaria, Roma