Posts Tagged ‘ Australia ’

13 (Preguntas sobre libros a artistas que nos gustan): Ascetic:

Ascetic

Ascetic:. Un trío de Melbourne. Un nombre evocador que expresa la esencia misma de su música y sus letras, el interés por el misticismo, por todo eso que podría englobarse en la metafísica y la búsqueda interior, en el ocultismo, la magia, la espiritualidad. “Self initiation”, su primer disco, suena oscuro, melancólico, distorsionado, íntimo.

Su música nos prepara para ese otoño que pronto dará comienzo, afila el ánimo para los días que vendrán, cada vez más cortos, con sus coronas de sombras ciñendo nuestras cabezas. Ascetic: y EnLaListaNegra les invitan a convertirse en testimonios de la agonía de la luz. August Skipper, cantante y bajista del trío, ha respondido amablemente a nuestra lista de 13 preguntas. A él y al grupo, gracias.

Y en las noches cae la grávida tierra

fuera de todas las estrellas, en la soledad. (De “Otoño”, R. M. Rilke)[1]

Ascetic:, “Self initiation”. OSLC, 2013. Pueden escuchar el disco pinchando aquí.

Ascetic_Self_initiation

[1] Libro(s) que estés leyendo actualmente.

Andrei Tarkovsky – Sculpting in Time.

Dylan Thomas – Selected Poems 1934-1952.

Pierre Reverdy – Prose Poems.

Fernando Pessoa – The Book of Disquiet.

The Exegesis of Phillip K. Dick.

 [2] Género(s), libro(s), y/o autor(es) favoritos.

Durante mucho tiempo me interesaban principalmente los libros que reflexionan sobre la naturaleza de la realidad, una especie de mezcla de psicología, filosofía, pensamiento general sobre lo que significa ser humano, el significado de las cosas para lo que no creo que exista un género determinado.

[3] El primer recuerdo asociado a los libros y a la lectura.

Que mis padres me leyesen antes de irme a dormir, de niño, supongo; ya no acostumbran a hacerlo.

[4] ¿Dónde sueles leer?

Por lo general en la cama o en mi escritorio.

[5] Los tres libros que cambiaron tu vida o que hayan influido tu trabajo artístico.

Jim Morrison – Wilderness.

Ken Wilber – Up From Eden.

Geoffrey D. Falk – Norman Einstein. The Dis-Integration of Ken Wilber.

[6] Un libro que hayas robado o que hayas deseado robar.

Cuando era joven robé una colección de los escritos de Rilke del ático de mi abuelo, es lo único que me viene a la cabeza.

Rainer-Maria-Rilke

[7] El último libro que te hayan regalado. El último libro que hayas regalado.

Curiosamente es Rilke de nuevo. Compré dos copias de Ahead Of All Parting y les di una a los hermanos Sherry. El último libro que me han regalado es The Satanic Bible de Anton LaVey, de parte del demoníaco y apuesto batería del grupo Damian.

[8] ¿Cómo es tu biblioteca privada (en caso de que tengas una? ¿La has ordenado siguiendo algún tipo de criterio particular?

Soy un expatriado que actualmente vive en Berlín, así que no tengo demasiados libros conmigo, aunque diría que sí poseo un par de colecciones en mi Australia natal. Actualmente en mi estantería están The Theatre & It’s Double de Antonin Artaud; Headcleaner: Text For Collapsing New Buildings de Blixa Bargeld; la traducción hecha por Norman Cook de Una temporada en el infierno de Rimbaud; y un volumen de crítica marxista que un amigo me trajo de Turquía: Gerald Raunig, Factories of Knowledge, Industries of Creativity.

[9] Un libro o autor verdaderamente extraño que todo el mundo debería leer.

Creo que si fuese realmente extraño no se lo recomendaría a cualquier persona. Exegesis de Phillip K. Dick definitivamente merece atención por su absoluta impenetrabilidad; y creo que los escritos de Carlos Castaneda merecen la pena por su originalidad, y además pueden encontrarse en cualquier librería de segunda mano del mundo; y quizás también El tercer ojo de Lobsang Rampa, que va por el mismo camino.

fernando_pessoa1

[10] Un autor/libro sobrevalorado. Un autor/libro infravalorado.

Hay muchos por uno y otro lado, aunque creo que es bueno intentar acercarse a un trabajo sin prejuicios. He sacado en limpio cosas tanto de las novelas cutres de aventuras como de la literatura intelectual.

[11] ¿Dónde consigues los libros que lees? ¿Tienes algún lugar favorito en el que compres o tomes libros prestados?

En estos momentos compro libros a través de internet, sobre todo, y si no tengo dinero intento encontrarlos en formato digital. No será como el libro original, pero es mejor que nada. Siempre me ha gustado la biblioteca pública de Melbourne, tiene un fondo modesto pero en ella he encontrado algunas cosas que me han influenciado profundamente.

[12] Cita literaria favorita.

“Quien no haya sufrido por el saber, nunca ha conocido nada”, Emil Cioran.

[13] El libro que más desees tener en estos momentos.

Probablemente “El libro del desasosiego”, ya que actualmente sólo lo tengo en formato electrónico. Gary J. Shipley me puso sobre la pista de Pessoa. Gary pronto sacará una novela, os recomiendo que busquéis su nombre en la red.


[1] Und in den Nächten fällt die schwere Erde
aus allen Sternen in die Einsamkeit
.

Bunyips, cavernas y fantasmas coloniales. Relatos australianos de terror

“Todo el que haya vivido en Australia ha escuchado hablar del Bunyip. Es el único horror respetable, capaz de helar la sangre, del que Australia puede jactarse. El viejo mundo tiene sus historias de demonios necrófagos y vampiros, de Lorelei, de espectros y de duendes, pero Australia no tiene otra cosa que su Bunyip. Nunca ha habido faunos en los bosques de eucaliptos ni náyades en los saltarines riachuelos. Ningún héroe mitológico ha dejado tras de sí historias de magia y fantasía. Ni mano de hombre blanco alguno ha dejado constancia de un poético pasado sobre las grises rocas de apariencia volcánica que ensombrecen algunos barrancos solitarios que conozco. No hay sepulcros labrados en la ladera de la montaña que rodea cierto lago desecado (probablemente el cráter de un volcán extinto) que recuerdo de mi infancia, y que ciertamente evoca la ciudad perdida de Kör. Aquí la naturaleza y la civilización han sido muy avaras en todo lo que alimente la imaginación” (Rosa Campbell Praed, “El Bunyip”; traducción de Couto).

Estas líneas con las que Campbell Praed inicia sul relato “El Bunyip” dicen mucho de la imagen que de la Australia fantástica construyó el imaginario colonial: de toda la variada caterva de seres sobrenaturales y ultreterrenos nacidos de las ruinas de castillos y abadías, de los páramos desolados y de tupidos bosques, y que son el orgullo del género gótico europeo, Australia no ha heredado ni uno. Pero si se toma esta idea por verdadera, ¿qué es, entonces, un cuento de fantasmas “australiano”, y qué lo distingue de un cuento de fantasmas inglés, irlandés o norteamericano?

Este Australian Ghost Stories, publicado en la colección “Tales of Mystery and the Supernatural” de la editorial Wordsworth,  plantea no pocas cuestiones sobre el sentido de los libros colectivos, a saber: cuál es la finalidad de una recopilación de relatos, con qué criterio se realiza, y qué significado guarda la expresión “historia de fantasmas”. En el volumen, que recoge historias escritas entre 1867 y 1939, se combinan a discreción cuentos de violencia y crimen, terrores científicos, lugares embrujados, naturalezas todopoderosas y razas del pasado, piezas compuestas tanto por autores australianos (que en ocasiones sitúan sus historias en la vieja metrópolis) como por autores ingleses adoptados por las colonias. Es, quizás, por toda esta amalgama de orígenes y escenarios que la colección resulta desigual: aparentemente, las mismas lagunas y pantanos sirven de ambientación a eventos sobranaturales olvidables (“The haunted pool”), o a persecuciones más tétricas y atmosféricas (“The devil of the marsh”). Los pozos, minas y cavernas se transforman en refugios de razas olvidadas (“A Haunt of the Jinkarras”, “The cave”), en paraísos herméticos (la fantástica “The Cave of the Invisible”), o en espacios donde innombrables criaturas del abismo se revelan simples masas de bitumen o sustancia similar (“The Accursed Thing”). Lo aparente y lo real se confunden en un modo tal que los escalofríos que unos relatos producen se ven fagocitados por la perplejidad o la indiferencia que otros despiertan.

Sospecho que el editor de este volumen, James Doig, ha intentado combinar en las 200 páginas de este libro relatos de cierta entidad que ya habían sido antologizados en otras colecciones de terror australiano (algunas de ellas, por cierto, coordinadas por el propio Doig), por un lado, junto a pequeñas piezas que enfatizasen el carácter salvaje, indomable, solitario, fascinante del continente del Pacífico (“The bunyip”, “The cave”, “Sea voices”), por otro. Y a pesar de la desequilibrada proporción de inventiva, resolución y acierto, Australian Ghost Stories ofrece cuanto menos una interesante introducción a varias generaciones de autores que conviertieron en objeto fantástico-literario la realidad múltiple de las colonias del Pacífico. Recuerden los nombres de Favenc, Clarke, Grimshaw y Dwyer, y no desprecien a Lawson, a Marriot Watson, ni a Boothby (creador, por otro lado, del Dr. Nikola) si se los encontrasen en sus personales exploraciones bibliófilas.

Relatos incluidos en el volumen

Mary Fortune: “The White Maniac: A Doctor’s Tale”

Ernest Favenc: “Spirit-Led”, “A Haunt of the Jinkarras”

Marcus Clarke: “The Mystery of Major Molineux”

Rosa Campbell Praed: “The Bunyip”

Louis Becke: “Lupton’s Guest. A Memory of the Eastern Pacific”

Edward Wheatley: “The Haunted Pool. A Tale of the Blue Mountains”

Fergus Hume: “A Colonial Banshee”

H. B. Marriott Watson: “The Devil of the Marsh”

Edward Dyson: “The Accursed Thing”

Henry Lawson: “The Third Murder. A New South Wales Tale”

Guy Boothby: “The Death Child”; “A Strange Goldfield”

Roderic Quinn: “Sea Voices”

Beatrice Grimshaw: “The Cave”

James Francis Dwyer: “The Cave of the Invisible”

Dulcie Deamer: “Hallowe’en”

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Doig, J. (ed) Australian Gothic. An Anthology of Australian Supernatural Fiction 1867-1939. Mandurah: Equilibrium Books, 2007.

Doig, J. (ed) Australian Nightmares. More Australian Tales of Terror and the Supernatural. Mandurah: Equilibrium Books, 2008.

Doig, J. (ed) Australian Ghost Stories. Hertfordshire: Wordsworth Editions, 2010.*

Doig, J. (ed) Australian Hauntings. Colonial Supernatural Fiction. Mandurah: Equilibrium Books, 2011.

Gelder, K. (ed) The Oxford Book of Australian Ghost Stories. Oxford: Oxford University Press, 1994.

Gelder, K. y R. Weaver (ed) The Anthology of Colonial Australian Gothic Fiction. Melbourne: Melbourne University Publishing, 2007.

*Edición usada en la preparación de esta entrada.