Posts Tagged ‘ Esoterismo ’

13 (Preguntas sobre libros a artistas que nos gustan): Ascetic:

Ascetic

Ascetic:. Un trío de Melbourne. Un nombre evocador que expresa la esencia misma de su música y sus letras, el interés por el misticismo, por todo eso que podría englobarse en la metafísica y la búsqueda interior, en el ocultismo, la magia, la espiritualidad. “Self initiation”, su primer disco, suena oscuro, melancólico, distorsionado, íntimo.

Su música nos prepara para ese otoño que pronto dará comienzo, afila el ánimo para los días que vendrán, cada vez más cortos, con sus coronas de sombras ciñendo nuestras cabezas. Ascetic: y EnLaListaNegra les invitan a convertirse en testimonios de la agonía de la luz. August Skipper, cantante y bajista del trío, ha respondido amablemente a nuestra lista de 13 preguntas. A él y al grupo, gracias.

Y en las noches cae la grávida tierra

fuera de todas las estrellas, en la soledad. (De “Otoño”, R. M. Rilke)[1]

Ascetic:, “Self initiation”. OSLC, 2013. Pueden escuchar el disco pinchando aquí.

Ascetic_Self_initiation

[1] Libro(s) que estés leyendo actualmente.

Andrei Tarkovsky – Sculpting in Time.

Dylan Thomas – Selected Poems 1934-1952.

Pierre Reverdy – Prose Poems.

Fernando Pessoa – The Book of Disquiet.

The Exegesis of Phillip K. Dick.

 [2] Género(s), libro(s), y/o autor(es) favoritos.

Durante mucho tiempo me interesaban principalmente los libros que reflexionan sobre la naturaleza de la realidad, una especie de mezcla de psicología, filosofía, pensamiento general sobre lo que significa ser humano, el significado de las cosas para lo que no creo que exista un género determinado.

[3] El primer recuerdo asociado a los libros y a la lectura.

Que mis padres me leyesen antes de irme a dormir, de niño, supongo; ya no acostumbran a hacerlo.

[4] ¿Dónde sueles leer?

Por lo general en la cama o en mi escritorio.

[5] Los tres libros que cambiaron tu vida o que hayan influido tu trabajo artístico.

Jim Morrison – Wilderness.

Ken Wilber – Up From Eden.

Geoffrey D. Falk – Norman Einstein. The Dis-Integration of Ken Wilber.

[6] Un libro que hayas robado o que hayas deseado robar.

Cuando era joven robé una colección de los escritos de Rilke del ático de mi abuelo, es lo único que me viene a la cabeza.

Rainer-Maria-Rilke

[7] El último libro que te hayan regalado. El último libro que hayas regalado.

Curiosamente es Rilke de nuevo. Compré dos copias de Ahead Of All Parting y les di una a los hermanos Sherry. El último libro que me han regalado es The Satanic Bible de Anton LaVey, de parte del demoníaco y apuesto batería del grupo Damian.

[8] ¿Cómo es tu biblioteca privada (en caso de que tengas una? ¿La has ordenado siguiendo algún tipo de criterio particular?

Soy un expatriado que actualmente vive en Berlín, así que no tengo demasiados libros conmigo, aunque diría que sí poseo un par de colecciones en mi Australia natal. Actualmente en mi estantería están The Theatre & It’s Double de Antonin Artaud; Headcleaner: Text For Collapsing New Buildings de Blixa Bargeld; la traducción hecha por Norman Cook de Una temporada en el infierno de Rimbaud; y un volumen de crítica marxista que un amigo me trajo de Turquía: Gerald Raunig, Factories of Knowledge, Industries of Creativity.

[9] Un libro o autor verdaderamente extraño que todo el mundo debería leer.

Creo que si fuese realmente extraño no se lo recomendaría a cualquier persona. Exegesis de Phillip K. Dick definitivamente merece atención por su absoluta impenetrabilidad; y creo que los escritos de Carlos Castaneda merecen la pena por su originalidad, y además pueden encontrarse en cualquier librería de segunda mano del mundo; y quizás también El tercer ojo de Lobsang Rampa, que va por el mismo camino.

fernando_pessoa1

[10] Un autor/libro sobrevalorado. Un autor/libro infravalorado.

Hay muchos por uno y otro lado, aunque creo que es bueno intentar acercarse a un trabajo sin prejuicios. He sacado en limpio cosas tanto de las novelas cutres de aventuras como de la literatura intelectual.

[11] ¿Dónde consigues los libros que lees? ¿Tienes algún lugar favorito en el que compres o tomes libros prestados?

En estos momentos compro libros a través de internet, sobre todo, y si no tengo dinero intento encontrarlos en formato digital. No será como el libro original, pero es mejor que nada. Siempre me ha gustado la biblioteca pública de Melbourne, tiene un fondo modesto pero en ella he encontrado algunas cosas que me han influenciado profundamente.

[12] Cita literaria favorita.

“Quien no haya sufrido por el saber, nunca ha conocido nada”, Emil Cioran.

[13] El libro que más desees tener en estos momentos.

Probablemente “El libro del desasosiego”, ya que actualmente sólo lo tengo en formato electrónico. Gary J. Shipley me puso sobre la pista de Pessoa. Gary pronto sacará una novela, os recomiendo que busquéis su nombre en la red.


[1] Und in den Nächten fällt die schwere Erde
aus allen Sternen in die Einsamkeit
.

Mirabilia en traducción III: David B., Epiléptico. La ascensión del gran mal

epileptic_03Estar vivo y ser humano son condiciones que casi siempre llevan aparejadas enfermedades de nombres pintorescos, a menudo incomprensibles. ¿A qué se refiere David B. con “el gran mal”? Como primera y obvia respuesta estalla un “¡epilepsia!”, la misma epilepsia que da título a la novela gráfica, la “enfermedad sagrada” que tocó el espíritu y ocupó el cuerpo del propio hermano del autor desde la infancia, allá por la década de los 60.

ascension_copertinaPero a medida que se avanza en la umbrosa lectura de la historia, se gana la certeza de que la dolencia  maligna es otra: el “gran mal” radica en los esfuerzos extremos que realizan los padres en la búsqueda de una cura; al objetivo difuso que persiguen, disparando al aire o escondiendo la cabeza en la tierra, sin reconocer que el hijo desea estar enfermo. Como todo niño que no haya sido domesticado por su medio inmediato, Jean-Cristophe es un megalómano que se identifica con Hitler y los grandes dictadores del siglo XX, y que aspira a vivir permanentemente en ese ambiente protegido, controlado, pero también dominante y tiránico, de la infancia.

En esa lucha cotidiana que llega a convertirse en cruzada, los padres arrastran a toda la familia, David B. incluido. De neurocirujanos que se relamen ante la perspectiva de trepanar y rebanar, hasta macrobióticos gurús y magnetizadores, cualquier remedio que permita mantener la esperanza de la recuperación sirve. Los cinco miembros de la familia, convertidos en una única célula enferma, pues, prueban todas las curas imaginables, acupuntura y exorcismo, videncia y astrología. La epilepsia contagia a la familia al completo.

ascension-du-haut-mal-2

Este cómic autobiográfico, que recoge en un único volumen los seis álbumes que David B. publicara entre 1996 y 2003 para la editorial L’Association de la que también fuese cofundador, resulta turbador por su subjetividad. Cuenta la historia de la familia, retrotrayéndose aquí y allá a los tiempos de las grandes guerras o rememorando aspectos de la guerra de Argelia; pero muy especialmente, narra el largo proceso decenal en el que David B. aprende a dibujar la enfermedad de su hermano, la de su familia, y la suya propia. Lo hace en blanco y negro, con el mal vestido de monstruo-serpiente que atraviesa el cuerpo del hermano o que escapa por la boca, y sin ahorrarse las crudas referencias al deseo de morir y de matar. En un ambiente laberíntico e irreal preñado de referencias al esoterismo y al fantástico, David B. mantiene conversaciones nocturnas con los fantasmas (el hombre-pájaro, el diablo, la muerte, el gato con chaleco) que pueblan el bosque de Olivet donde la familia reside; sueña y dibuja cruentas batallas; vive en comunas macrobióticas;  se desespera en un dolor sin límites; y, al final, logra poner en imágenes coherentes ese confuso peregrinar por las tierras de la penumbra.

En Epiléptico. La ascensión del gran mal, la epilepsia pone al descubierto la fragilidad y las incertezas de la existencia, y da nombre a un mal que en realidad no lo tiene. El mal es estar vivo. El mal es la desarmante humanidad.

ascension_nuit

Algunas notas editoriales y bibliográficas

David B. L’Ascension du haut mal. Vol. 1-6. Paris: L’Association; 1996-2003.

David B. Epiléptico. La ascensión del gran mal. Traducción de Lorenzo Díaz. Madrid: Sins Entido; 2009.

L’association.

Mujeres, remo, y ajedrez. Sobre la persona y el personaje de Gustav Meyrink

Hay muchas maneras de disfrutar de un autor como Gustav Meyrink (1868-1932), ya sea leyendo sus novelas (la más obvia de todas, si me lo permiten), consumiendo las adaptaciones cinematográficas de sus relatos, o reevocando la intensidad lúgubre y misteriosa de su imaginación mientras se callejea por la ciudad de Praga. Pero hay otras. EnLaListaNegra tuvo la posibilidad de contarse entre la audiencia de la jornada literaria que se le dedicó al autor el pasado 27 de octubre en el Museo Histórico Nacional del Arte Sanitario de Roma. “Misterio y arcano imaginario en la obra de Gustav Meyrink” (Mistero e arcano immaginario nell’opera di Gustav Meyrink) proponía, a través de varias ponencias de muy distinto perfil y calado, explorar la relevancia que el ocultismo y la iniciación esotérica guardaron en la obra del escritor. Y todo ello en un marco incomparable: una sala de altísimos techos con una escalinata doble al fondo presidida por un busto de Hipócrates; estampas anatómicas de gran formato decorando las paredes amarillentas a ambos lados de la estancia; luces difusas, penumbra, y un frío de iglesia para una tarde de literatura fantástica.

Tachada de broma mística por parte de algunos críticos literarios, o percibida como un destilado alquímico de supremo conocimiento hermético por iniciados y ocultistas, es innegable que novelas como “El golem”, “El dominicano blanco”,  o “El ángel de la ventana de occidente” abundan de referencias, imágenes y reflexiones tomadas o desarrolladas a partir de un contacto directo, personal, con el mundo espiritual. De hecho, la biografía de Meyrink apunta que a los 24 años, pistola en mano y tomada ya la decisión de quitarse la vida, un oportunísimo opúsculo sobre la vida más allá de la muerte lanzado bajo la puerta por la mano del destino le hizo no sólo abandonar su propósito, sino también tomar el camino de los estudios teosóficos, filosóficos y ocultistas. Las ponencias de De Turris, Fusco, y Olzi contribuyeron enormemente a identificar el particular simbolismo y la cultura esotérica del escritor.

La charla que contribuyó a redimensionar la figura de Meyrink en la discusión, sin embargo, fue la impartida por Marino Freschi. Sin desmerecer la relevancia que el contacto con grupos, asociaciones y lecturas místicas tuvo en la vida y obra de G. M., Freschi ofreció una panorámica vivaz, transformando al sesudo escritor-iniciado en un ser de carne y hueso, al personaje en persona. Descubrimos entonces que el motto “mujeres, remo, y ajedrez” presidió su vida hasta mediados del 1890; que fue asiduo duelista por su preferencia por las mujeres casadas; que trabajó como banquero y, acusado de llevar a cabo actividades financieras ilícitas, se declaró en bancarrota y comenzó a escribir para ganarse la vida; que mantuvo una relación de amor-odio con la ciudad de Praga; y que, habiéndole encargado a Alfred Kubin una serie de ilustraciones para una pieza que no llegó a escribir, Kubin las utilizaría para crear su gran novela fantástica, La otra parte.

Gustav Meyer, alias Gustav Meyrink: ochenta años después de su muerte, todavía le recordamos.

Ponencias de la jornada

Presentación , por Pietro Mander.

Gianfranco De Turris, “La verdadera fantasía de Gustav Meyrink”.

Sebastiano Fusco, “Las raíces doctrinales del esoterismo en la obra de Gustav Meyrink”.

Michele Olzi, “El golem: una visión de Gustav Meyrink”.

Marino Freschi, “Gustav Meyrink y Praga”.

Discusión y turno de preguntas, moderado por Giampiero Moretti.

Enlaces de interés

Lista de obras de Gustav Meyrink en Tercera Fundación

Museo Nazionale dell’Arte Sanitaria, Roma