Posts Tagged ‘ Magia ’

Bogdan Suceavă: Miruna, un cuento

Las edades del hombre no son como las edades de los árboles, puesto que no se miden del mismo modo. Las aves rapaces no viven tanto como las gallinas, ni los lobos ni los osos tanto como los gatos. Las cosas no pueden valorarse usando una misma medida. El tiempo es distinto para cada cosa (Miruna, un cuento, pp. 95-96; traducción de Couto a partir del texto inglés).

mirunaNo es mucho lo que en EnLaListaNegra sabemos sobre las corrientes de literatura fantástica rumana, aunque, si hay un nombre que viene a la mente casi de manera inmediata, ese es el del polémico Mircea Eliade (1907-1986). Y, en un segundo momento, ya con la lupa en la mano, emergen y se suman a esta magra lista otros nombres, como los de los contemporáneos Mircea Cărtărescu (Nostalgia, El ruletista) y Ana Blandiana (Las cuatro estaciones, Proyectos de pasado), y algunos otros de autores románticos, decadentes y vanguardistas (Eminescu, Caragiale, Urmuz). Afortunadamente, siempre hay un libro que llega a tiempo para ayudarnos, si no a salir, al menos a raspar las aristas más aguzadas de nuestra ignorancia. Y en este caso nos ha abierto los ojos “Miruna, un cuento” (Miruna, o poveste, 2007), de Bogdan Suceavă.

En Miruna, la historia familiar de los Berca se desvela a través de los cuentos que el abuelo Niculae Berca relata a sus dos nietos (el narrador interno y Miruna, su hermana pequeña) durante las vacaciones. Es en esa narración oral en la que se entremezclan los hilos de lo personal, lo ficticio y legendario, y lo histórico, y en la que el lector o lectora descubre una Rumanía alejada de esa mitología sintética creada por la Europa Occidental. La figura del vampiro, de Vlad Tepes, y del castillo de Bran se sustituyen por el Romance de Alejandro, las hazañas de Prâslea el Valiente y del forzudo Greuceanu. Convergen el cristianismo y la magia, los cuentos de hadas y los relatos heroicos, se funden y recomponen sobre el tapiz de fondo marcado por eventos bélicos como la guerra de independencia o la Primera Guerra Mundial, de un modo tal que ficción y realidad dejan de existir como entidades separadas y asumen un mismo cuerpo.

Miruna_a_taleGran parte del relato genealógico se centra en Constantine Berca, el tatarabuelo, capaz tanto de encontrar pozos revelados en sueños por las hadas, como de ajusticiar por error al hombre lobo Andreiaş Gozgu creyendo que fuese animal y no hombre, o incluso de llegar al Pireo caminando por feéricas vías subterráneas y verse obligado a retornar a casa en un periplo odiseico. En ese pequeño y perdido pueblo de montaña llamado Valle de Evil, pues, echar las suertes con los granos de cereal e ir a misa o espiar a las hadas forman parte de un cotidiano sentido de la maravilla. A través de la historia familiar y de la transmisión de la memoria, Suceavă describe la desaparición de un mundo. El mismo mundo agónico que retratasen Carlo Sgorlon o, más recientemente, Mark Valentine, el uno desde la perspectiva de las comunidades y tradiciones rurales que se desintegran; el otro, hilvanando nostalgias por los grandes imperios ya desaparecidos.

Last_judgement_Voronet_monasteryMiruna, o poveste recibió el Premio de la Asociación de Escritores de Bucarest (Premiul Asociației Scriitorilor din București) en 2007. La edición inglesa ha sido recientemente publicada por Twisted Spoon Press.

Se dice que quien controla los finales de las historias sea una criatura con el cuerpo hecho de niebla, con los ojos de azur y alas de noche. El abuelo lo llamaba el Ángel de la Historia. Y es este ángel quien decide si se le mostrará a tal o cual niño cómo son las cosas realmente antes de que se convierta en adulto (Miruna, un cuento, pp. 98; traducción de Couto a partir del texto inglés).

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Suceavă, B. Miruna, a Tale. Traducción de Alistair I. Blyth. Prague: Twisted Spoon Press; 2014 [2007].

Perfil del autor en la página web de Twisted Spoon Press.

VVAA, Diccionario de gnosis y esoterismo occidental

La naturaleza no gusta de mostrarse desnuda a todas las miradas.

dictionaryofgnosisQuizás les resulte cuanto menos llamativo que dediquemos la entrada de esta semana a un diccionario, pero este que les proponemos, con sus más de 1200 páginas de texto desnudo sin aderezo de imágenes, bien merece atención. El „Diccionario de gnosis y esoterismo occidental“ (Dictionary of Gnosis and Western Esotericism), publicado por la editorial académica  y adepta a los precios prohibitivos Brill, es un ABC de esos personajes, fenómenos y corrientes que se engloban bajo la etiqueta nada restrictiva de gnosis“.  Este término se utiliza en la obra para reunir una gran variedad de corrientes filosóficas, prácticas religiosas, y tradiciones de pensamiento marcadas por el conocimiento esotérico (gnosis) principalmente de corte judeo-cristiano, entendido en sentido amplio. Esta gnosis, semilla del „esoterismo occidental“, es un término-contenedor que alude grosso modo a esos dos milenios de historia que, enraizándose en la tradición helenística y el Egipto grecorromano, llegan a nuestro presente contemporáneo bajo las formas (por ejemplo) del neopaganismo, la cienciología y el satanismo. Huelga decir que en este diccionario se dedican sendas entradas a estos tres movimientos.

Hildegard_von_Bingen_Liber_Divinorum_OperumEl hilo conductor que acomuna en un único volumen artículos tan dispares, y que por tanto forja una particular idea de lo que la gnosis y el esoterismo occidental significan, parece ser la contestación de la normatividad. A un cristianismo ortodoxo, jerárquico y fundamentalmente eclesiástico, se oponen un número cuasi infinito de posibles interpretaciones y aproximaciones al universo, a lo divino, a lo oculto, a la naturaleza, al ser humano, a lo vivo, a lo muerto, a lo inmortal.

Es por ello que el abanico de temas y personajes históricos de este diccionario resulta de lo más heterogéneo. De artículos generales sobre alquimia, astrología, criptografía y magia pasamos a otros sobre teosofía, mesmerismo, secretismo y espiritualismo. Miembros de órdenes eclesiásticas como Giordano Bruno, Alberto Magno, o Hildegarda de Bingen comparten espacio con Agrippa, Aleister Crowley, Annie Bessant o Dion Fortune; heréticos y miembros de sectas y sociedades secretas saludan a Avicenna, a Swedenborg o al mismísimo Blake sin ruborizarse, y encontramos incluso entradas sobre escritores como Bulwer-Lytton o Huysmans.

William_Blake,_Hecate_or_the_Three_Fates

Es cierto que, tratándose como es el caso de una obra de consulta, se hace necesario cierto grado de simplificación que facilite y agilice la lectura, que dé pistas sin agotar el tema. Y esto, en muchos casos, resulta insuficiente. Para el lector(a) curios@ que desee ampliar conocimientos, sin embargo, cada entrada y tema incluye una bibliografía adicional.

La mezcla de fervor religioso, piedad, ideal cristiano, tendencias heréticas, clasicismo, filosofía, historia natural, ciencia islámica, saberes orientales, ocultismo, traducción y (re)interpretación es, para EnLaListaNegra, el atractivo principal de este “Diccionario de gnosis y esoterismo occidental”. Invita a vagabundear entre sus páginas, a saltar de un punto a otro, a abrir aleatoriamente el volumen y, como quien extrajese conejos albinos de un sombrero de copa, a maravillarse con lo fortuito.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Hanegraff, W. J. (ed). Dictionary of Gnosis and Western Esotericism. Leiden – Boston: Brill; 2006.

GMP1

Ernesto De Martino, Sud e magia; Brunello Rondi, Il demonio

Il demonio_forbiciSangre de Cristo,

Demonio, úneme a este (hombre),

Tanto lo tienes que atar

Que de mí no se deba olvidar (Sud e magia, p. 22; traducción de Couto)

sud-e-magia-copertinaLa Lucania que Ernesto De Martino (1908-1965) estudia y describe en su libro Sud e magia (“Sur y magia”) hace tiempo que ya no existe. Cierto, pervive el territorio en ese “meridione” calzado en el empeine de la fantasmagórica bota itálica, pero, siguiendo la deriva de otras muchas comunidades agrícolas y ganaderas, el sistema mágico se ha difuminado hasta asumir la apariencia de mera anécdota.

Que la falsa idea de progreso no les engañe. Este antropólogo logró pensar la magia, según sus propias palabras, como una “gran alternativa a la civilización moderna”, a través de una obra exenta de consideraciones peyorativas. Sobre todo, De Martino no se conformó con amasar estampas pintorescas ni con proveer curiosidades del “primitivismo”, como hiciesen tantos otros estudiosos convencidos del evolucionismo cultural, sino que retrató la entraña del sistema desde la las raíz hasta el fruto.

Rituale_fidanzato_lontanoSud e magia, que recoge los resultados del trabajo de campo realizado entre 1950 y 1957,  consta de dos partes: la primera reúne una amplia casuística de encantamientos, brujería, y efectos mágicos que cubren todas las etapas del ciclo vital, desde el nacimiento hasta la muerte. En la segunda, De Martino reconstruye los principios articuladores del sistema mágico meridional, el funcionamiento y la ideología de la “jettatura” y la fascinación, del embrujo y el mal de ojo, del principio del “ser dominado por” (essere-agito-da). De Martino se aproxima a las gentes de Colobraro, Gròttole, Oppido, reconoce en sus prácticas un sistema en el que las crisis, las dificultades, los imprevistos, se contextualizan, se explican, se sobreponen al largo devenir histórico en el que todo tiene un origen y una cura, y es este orden, por tanto, el que alienta la resolución del conflicto.

Pero además de leerse, De Martino y su meridione también pueden verse, gracias a la poco conocida película italiana “Il demonio”, dirigida por Brunello Rondi en 1963. Esta joya  olvidada mantiene el lenguaje documental que usara el equipo de De Martino (en concreto, Luigi di Gianni) para registrar en imágenes las prácticas rituales meridionales durante las campañas de trabajo de campo. No en vano, la cinta se abre con los agradecimientos al antropólogo, cuyo material, y muy especialmente este mismo Sud e magia, sirve como fuente de inspiración directa para recrear espacios, prácticas, y comportamientos. Así reza el inicio de esta producción:

La película se inspira en un suceso trágicamente reciente. La totalidad de los ritos, fórmulas mágicas, y también las crisis demoníacas son científicamente exactas y se corresponden con la realidad italiana equivalente a aquella existente en otras partes del mundo.

DaliahIl demonio cuenta la historia de Purificata (interpretada por una bellísima y expresiva Daliah Lavi), una joven enamorada y repudiada por su amante que, sabiéndose poseedora de un don infernal, busca por todos los medios, mágicos y repugnantes, de atraerlo de nuevo. El riguroso blanco y negro heredero del neorrealismo dota de una fuerza espantosa, cruda e hipnótica, la lenta caída de su protagonista. Destaca la escena de exorcismo, impactante por su sobriedad cotidiana, que toma como escenario el interior imbuido de una iglesia de pueblo. Véanla y comprobarán que, si en verdad somos enanos a hombros de gigantes, algo le debe “El exorcista” a esta obra.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

De Martino, E. Sud e magia. Milano: Feltrinelli, 2002 (1a ed. 1959).

Fondo Luigi di Gianni.

Il demonio (1963).

El nuevo gótico popular, o cómo teorizar sobre la cultura del terror

Dexter, Twilight, Buffy the Vampire Slayer, Lady Gaga, Batman, el burlesque, los espectáculos de feria, o las novelas de Stephen King constituyen para el público agentes de diversión, de ocio mundano, o de insoportable ñoñería. Conocidos y reconocibles por tod@s, son bienes de consumo prescindibles, indispensables, o útiles para llenar los tiempos muertos con seres sobrenaturales y escalofríos, tramas sangrientas y romance adolescente, comedia bizarra y helada sorpresa; bienes, como decíamos, que se consumen o se critican en función de los gustos personales, las necesidades, los intereses, o el nivel de influenciabilidad. Pero, además de ser productos de la industria cultural, también se han convertido en el objeto de estudio de una fertilísima corriente académica de estudios literarios y sociológicos de corte eminentemente anglosajona que explora “lo gótico” en todas sus manifestaciones.

Los 11 capítulos que conforman el volumen que comentamos esta semana da buena cuenta de ello. “Lo gótico en la literatura contemporánea y en la cultura popular. Gótico pop” (The Gothic in Contemporary Literature and Popular Culture. Pop Goth) recoge en sus apenas 200 páginas algunas de las ponencias que se presentaron en el congreso organizado  por la International Gothic Association (IGA), celebrado en Heidelberg en 2011. Supone, por tanto, un recientísimo ejemplo de los caminos que ha tomado la investigación humanística de la última década: cómics, vídeos, cine “mainstream” y páginas web se citan ahora como fuentes indispensables del discurso académico.

¿Qué tiene de diferente el gótico pop (“pop goth”) respecto al gótico a secas? En la introducción, los editores lo dejan claro: el término alude a la popularización y normalización que lo gótico ha experimentado en la sociedad de consumo contemporánea. La proliferación de productos culturales, ropa, complementos,  gadgets, opciones de ocio y diversión publicitados bajo la etiqueta “gótico” ha dado pie a la emergencia de “falsos góticos” quienes, a diferencia de los “góticos reales” que han hecho de ello su filosofía de vida, acabarán por abandonar, cual moda pasajera de spandex y tobilleras, el negro, las puntillas y las calaveras.

¿Pero, específicamente, qué temáticas se abordan en este volumen? Parte de los artículos se centran en las estrategias de comercialización de productos calificados como góticos. McEvoy, por ejemplo, trata la promoción e inclusión de espectáculos y visitas culturales de sabor gótico, bien para toda la familia, bien para el público en general, en distintos festivales británicos (Norfolk y Norwich, Blackpool, Glastonbury). Spooner, por su parte, describe la comercialización de líneas de ropa “gótica” o “goticizada”(y como tal promocionadas) en ciertas archiconocidas cadenas de tiendas de ropa. Ya en el campo concreto de la literatura, Byron revela los mecanismos por los que el bestseller La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón pasó de ser un thriller literario a transformarse en una novela gótica a través de estrategias de marketing. No deja de sorprender que este proceso haya afectado incluso a los grandes clásicos: “Cumbres borrascosas” se publicitó como “la novela favorita de Bella y Edward” (sí, los protagonistas de Twilight). Huelga decir que esto contribuyó a cuadruplicar las ventas de la novela de Emily Brönte en el Reino Unido.

El consumo y la masificación, por tanto, ocupan un lugar preeminente en la articulación del volumen. Botting analiza la invasión zombie que prolifera en las pantallas y en la página impresa como una reflexión sobre el consumismo y el exceso (exceso de deseo, de acumulación, de desecho, etc) que justifica el refuerzo de la violencia.

Van Elferen, por otro lado, interpreta las salidas de góticos en clubs noctunos en clave ritual, con la música y el baile al centro de esa “nueva religiosidad” en la que, según su hipótesis, los fieles-siniestros asumirían un rol liminal, uniendo pasado y futuro en sus ropajes, su consumo de absenta, y sus movimientos etéreos de fantasma en la pista de baile. Se encuadra en esos discursos postmodernos en los que cualquier comportamiento humano puede ser interpretado en clave ritual, desde lavarse los dientes a asistir a una función teatral, y que, además de presentar problemas de método, despierta cierta urticaria si uno se ha criado en el campo de la historia antigua. La autora homogeneiza los comportamientos individuales y generaliza sobre ellos, no tiene en cuenta elementos como la socialización, la identificación, la etiqueta (es decir, ciertas normas y principios de comportamiento que se esperan de cualquier persona que se autoidentifique con el colectivo gótico), la construcción de la identidad individual a través del colectivo, la inserción en un grupo determinado, etc como elementos relevantes en la construcción de las dinámicas sociales. El suyo es, en definitiva, un discurso que suena a mistificación.

Y de la mistificación pasamos a la monstruosidad. Germanà proporciona una definición del monstruo (y, por extensión, del ser humano) en el siglo XXI a través de la serie Being human, revelando que este nuestro siglo viene determinado por la deshumanización, la alienación, y la ruptura de los lazos personales.

Tampoco la popular Lady Gaga se libra de ser tema de estudio. MacFarlane analiza la particular construcción de lo monstruoso que  la artista propone en sus espectáculos y productos audivisuales a través de la mezcla de los más variopintos elementos: de la cultura manifiestamente pop, centrada en el uso y manipulación de referencias icónicas del mundo occidental de la segunda mitad del siglo XX (de Madonna  a “El monstruo de la laguna negra”), al mundo de la moda, del famoseo, y  de la estética drag; de la ambigüedad sexual y la homosexualidad (la autora del artículo dedica, de hecho, varias páginas al análisis de la supuesta androginia sexual de la cantante), a la modificación,  distorsión y transformación del cuerpo (por ejemplo, a través del uso de vendajes o prótesis médicas) y la hibridación. La mezcla, la fusión y la caótica amalgama de elementos dispares tomados de aquí y de allá caracteriza por tanto la originalidad bastarda de la artista, cuyo nombre, por cierto, ya lo deja bien claro (gaga = loco, completamente absorto, excitado, fatuo, enajenado).

Y todavía hay más. Soltysik Monet se ocupa del Batman de Nolan, visto como la recuperación de la figura sombría del caballero oscuro propuesta en los cómics de O’Neil. Ashurst y Powell analizan el Steampunk desde la perspectiva de sus seguidores, presentádolo como la fusión entre la ciencia y la magia. A través de su producción individualizada, y del uso de materiales reciclados, sustancias orgánicas como la madera, o elementos evocadores del pasado, como el latón, las máquinas se dotan de alma. Al contrario que la producción en serie, en el Steampunk cada pieza es creada en una relación comparable al del doctor Frankenstein con su criatura.

El gótico contemporáneo permite, además, reflexionar sobre el oscuro presente. Blake toma el gótico popular como un género que codifica las tensiones sociopolíticas estadounidenses. Tras los ataques del 11-S, y con las continuas amanazas que encarnan el terrorismo, la guerra biológica y el nuclear, lo gótico (a través de series como True Blood, Dexter, Fringe, o Supernatural), se tranforma en un medio efectivo a través del que apelar y representar el “Zeitgeist” nacional de los Estados Unidos, cuyo sentido y razón de ser se basa en la existencia de un enemigo al que combatir. Lo gótico, por tanto, permitiría leer entre líneas, discutir y enfrentarse al sistema, poniendo de relevancia sus inconsistencias, sus errores, sus  grietas.

Valores sociales y mainstream gótico son también el objeto de estudio de McLennan. La hiperpublicitada saga Twilight revela el fortísimo componente ideológico que la permea en lo referente a la reproducción social. Tanto las novelas y como las películas priman los valores “blancos occidentales”, a través de la protagonista femenina que se acoge al níveo y controlado paternalismo del vampiro (europeísmo) frente a la feroz humanidad salvaje del hombre lobo (esfera del nativo americano).

Etiquetar, consumir, cosificar: esta es la esencia del gótico popular contemporáneo, del mundo occidental, del capitalismo. Será difícil volver a disfrutar de una (otra) serie americana sin preguntarse sobre los valores y el mensaje que transmite.

Índice del volumen

Introduction: Pop Goth Now, Justin D Edwards and Agnieszka Soltysik Monnet

1. Love Your Zombie: Horror, Ethics, Excess, Fred Botting

2. Vampires, Mad Scientists, and the Unquiet Dead: Gothic Ubiquity in Post-9/11 US Television, Linnie Blake

3. Being Human?: Twenty-First Century Monsters, Monica Germanà

4. Gothic, Grabbit and Run: Carlos Ruiz Zafón and the Gothic Marketplace, Glennis Byron

5. Bella’s Promises: Adolescence and (Re)capitulation in Stephenie Meyer’s Twilight Series, Rachael McLennan

6. “I’ll Be Wathever Gotham Needs Me to Be”: Batman, the Gothic and Popular Culture, Agnieszka Soltysik Monnet

7. The Monstrous House of Gaga, Karen Macfarlane

8. Spectral Liturgy: Transgression, Ritual and Music in Gothic, Isabella van Elferen

9. Under Their Own Steam: Magic, Science and Steampunk, Gail Ashurst and Anna Powell

10. “‘Boo!’ to Taboo”: Gothic Performance at British Festivals, Emma McEnvoy

11. ‘Forget Nu Rave, We’re Into Nu Grave!’: Styling Gothic in the Twenty-First Century, Catherine Spooner

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Edwards, J. y A. Soltysik Monnet (eds).The Gothic in Contemporary Literature and Popular Culture. Pop Goth. New York: Routledge, 2012.*

IGA

IGA conference 2011

The Gothic Imagination (University of Stirling)

*Edición usada en la preparación de esta entrada.