Posts Tagged ‘ Satanismo ’

VVAA, Diccionario de gnosis y esoterismo occidental

La naturaleza no gusta de mostrarse desnuda a todas las miradas.

dictionaryofgnosisQuizás les resulte cuanto menos llamativo que dediquemos la entrada de esta semana a un diccionario, pero este que les proponemos, con sus más de 1200 páginas de texto desnudo sin aderezo de imágenes, bien merece atención. El „Diccionario de gnosis y esoterismo occidental“ (Dictionary of Gnosis and Western Esotericism), publicado por la editorial académica  y adepta a los precios prohibitivos Brill, es un ABC de esos personajes, fenómenos y corrientes que se engloban bajo la etiqueta nada restrictiva de gnosis“.  Este término se utiliza en la obra para reunir una gran variedad de corrientes filosóficas, prácticas religiosas, y tradiciones de pensamiento marcadas por el conocimiento esotérico (gnosis) principalmente de corte judeo-cristiano, entendido en sentido amplio. Esta gnosis, semilla del „esoterismo occidental“, es un término-contenedor que alude grosso modo a esos dos milenios de historia que, enraizándose en la tradición helenística y el Egipto grecorromano, llegan a nuestro presente contemporáneo bajo las formas (por ejemplo) del neopaganismo, la cienciología y el satanismo. Huelga decir que en este diccionario se dedican sendas entradas a estos tres movimientos.

Hildegard_von_Bingen_Liber_Divinorum_OperumEl hilo conductor que acomuna en un único volumen artículos tan dispares, y que por tanto forja una particular idea de lo que la gnosis y el esoterismo occidental significan, parece ser la contestación de la normatividad. A un cristianismo ortodoxo, jerárquico y fundamentalmente eclesiástico, se oponen un número cuasi infinito de posibles interpretaciones y aproximaciones al universo, a lo divino, a lo oculto, a la naturaleza, al ser humano, a lo vivo, a lo muerto, a lo inmortal.

Es por ello que el abanico de temas y personajes históricos de este diccionario resulta de lo más heterogéneo. De artículos generales sobre alquimia, astrología, criptografía y magia pasamos a otros sobre teosofía, mesmerismo, secretismo y espiritualismo. Miembros de órdenes eclesiásticas como Giordano Bruno, Alberto Magno, o Hildegarda de Bingen comparten espacio con Agrippa, Aleister Crowley, Annie Bessant o Dion Fortune; heréticos y miembros de sectas y sociedades secretas saludan a Avicenna, a Swedenborg o al mismísimo Blake sin ruborizarse, y encontramos incluso entradas sobre escritores como Bulwer-Lytton o Huysmans.

William_Blake,_Hecate_or_the_Three_Fates

Es cierto que, tratándose como es el caso de una obra de consulta, se hace necesario cierto grado de simplificación que facilite y agilice la lectura, que dé pistas sin agotar el tema. Y esto, en muchos casos, resulta insuficiente. Para el lector(a) curios@ que desee ampliar conocimientos, sin embargo, cada entrada y tema incluye una bibliografía adicional.

La mezcla de fervor religioso, piedad, ideal cristiano, tendencias heréticas, clasicismo, filosofía, historia natural, ciencia islámica, saberes orientales, ocultismo, traducción y (re)interpretación es, para EnLaListaNegra, el atractivo principal de este “Diccionario de gnosis y esoterismo occidental”. Invita a vagabundear entre sus páginas, a saltar de un punto a otro, a abrir aleatoriamente el volumen y, como quien extrajese conejos albinos de un sombrero de copa, a maravillarse con lo fortuito.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Hanegraff, W. J. (ed). Dictionary of Gnosis and Western Esotericism. Leiden – Boston: Brill; 2006.

GMP1

¡Viva el pulp!: John Blackburn, Sólo la noche

Era una niña inocente y encantadora, pero tenía sueños horribles llenos de fuego y terror (mensaje publicitario de portada, edición italiana de “Solo la notte”)

nothing_but_the_night_book“Sólo la noche” o “Nada excepto la noche” (Nothing but the night, 1968) es un híbrido mutante de lo más granado de las corrientes pulp y la literatura popular que le debemos al británico John Blackburn (1923-1993). Juzguen ustedes mismos su estrambótica trama argumental.

Un autobús que transporta a un grupo de niños de un orfelinato sufre un accidente: Mary Valley, de siete años, es ingresada en el hospital con tan solo algunos rasguños y contusiones. El psiquiatra Peter Haynes, sin embargo, sospecha que la tierna infante sufra un grave trastorno psicológico, por lo que, utilizando medios poco éticos, hace lo posible por retenerla en el hospital y así poder continuar sus pesquisas. Una serie de maniobras mal ensambladas de las que nos guardamos los detalles, sin embargo, lo llevarán a una muerte prematura y violenta, lo que desencadenará una feroz persecución de su asesino.

Todo un rosario de personajes, desde un premio nobel a un coronel retirado de los servicios secretos, entran y salen de escena a placer. Y qué selección de escenas, escenarios y elementos humanos: una madre enloquecida y feroz homicida que pone en jaque a todo un ejército, asesinatos múltiples de los ancianos filántropos del orfelinato, incipientes armas biológicas, periodistas metomentodos, superordenadores capaces de determinar cuándo sucederá la próxima catástrofe, explosiones en el mar, torturas a niños, muertes rituales en una remota isla escocesa, y (el ingrediente imprescindible) ocultismo y poderes extrasensoriales. Y si es justo reconocer que muchas de estas historias probablemente envejecen pronto y mal, no es menos justo admitir que suele ser ese envejecimiento prematuro, junto a una mal disimulada nostalgia por aquellos tiempos en los que el telón de acero dividía al mundo en dos mitades, lo que lleva a un selecto público lector a degustar este tipo de obras.

nothing_but_the_night_film

Parte de la producción novelística de John Blackburn se tradujo al español en la década de los 70, durante el apogeo (o uno de tantos) del bolsilibro, el pulp, la ciencia ficción y el terror, con títulos como “Vientos de medianoche” o “Una guirnalda de rosas”. El éxito de estas temáticas vino acompañada de la explosión del satanismo y el neopaganismo dentro y fuera de las pantallas de cine, a la que contribuyeron películas de los 60 y los 70 como The Wicker Man o The Blood on Satan’s Claw, sin olvidar las aspiraciones luciferinas de Rosemary’s Baby, o el secretismo de ignominiosos cónclaves de tantas películas del giallo italiano, desde Suspiria a La corta notte delle bambole di vetro. No en vano, Nothing But the Night fue adaptada al cine en 1973, con los imprescindibles Christopher Lee y Peter Cushing como protagonistas.

Tengan en cuenta que la editorial estadounidense Valancourt Books reedita en este 2013 varias de las novelas de Blackburn. No les cambiará la vida, pero probablemente la hará más amena.

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Blackburn, J. Nothing But the Night. Kansas: Valancourt Books, 2012 (1a ed. 1968).

Tráiler cinematográfico de Nothing But the Night (1973).

Blackburn, J. Octavo en azul. Barcelona: Picazo, 1971.

Blackburn, J. Una guirnalda de rosas. Barcelona: Picazo, 1972.

Blackburn, J. Vientos de medianoche. Barcelona: Picazo, 1975.

Oskar A. H. Schmitz, Hachís. Cuentos

haschisch-alfred-kubin-1

Los hombres que se me acercan parecen perdidos, pálidos y exhaustos. ¿Por qué? ¿Por el placer, quizás? Su apariencia no lo demuestra en absoluto. Se van a la cama no antes del romper del día, tienen amantes que no los aman, y pagan por todo más de lo que vale; acabarán enfermos, locos, pobres. ¿Por qué? Nadie lo sabe, y ellos menos que nadie. (Schmitz, “El mensajero”; traducción de Couto)

schmitzNuestro invitado de esta semana es Oskar Adolf Hermann Schmitz (1873-1931). Miembro de la Bohemia muniquesa y practicante del decadentismo en su juventud, se dedicaría en una segunda fase de su producción (a partir de la primera guerra mundial) a escribir ensayos en los que trató múltiples y variopintos aspectos de la vida y la cultura, desde la musicología y la política a la astrología y all yoga. Sus monumentales diarios resultan (según dicen los que se los han leìdo) de una importancia fundamental para comprender la Alemania guillermina.

El libro que les presentamos esta semana se titula Haschisch. Erzählungen (“Hachís. Cuentos”, 1902), y es la primera obra literaria alemana que trató el tema de las drogas y la ebriedad, varias décadas después de la obra de Baudelaire sobre los paraísos artificiales. Admirado en su época de Tchukolsky y Mann, entre otros, goza ahora del olvido cavernoso que tanto veneramos en EnLaListaNegra[1].

La premisa reza como sigue. Un inesperado encuentro en un restaurante con un viejo dandy, el conde Alta-Carrara, da pie a que el anónimo compilador de las historias narradas sea invitado a un curioso y exclusivo club del que Alta-Carrara forma parte: el club del hachís, un lugar de sugerente ambientación oriental pensado para estimular los sentidos. “Hachís”, por tanto, recoge las historias que se narran entre las paredes de ese oasis umbroso y narcótico, engarzadas por blandas hilachas de humo. Constantes temáticas en estos siete cuentos son el juego entre lo visible y lo invisible, entre lo real y la apariencia; las mascaradas y los juegos perversos donde se subvierten órdenes y jerarquías; el satanismo decadente que desafía la convención y el moralismo caduco; la ambivalencia del ser y del parecer; la embriaguez y la intoxicación. Y ante todo y sobre todo, el aleteo fatal de las dos pulsiones del alma humana: el amor y la muerte.

Félicien Rops - Parodie HumainEn “La amante del diablo”, una misteriosa mujer que nunca muestra su rostro propone a un joven muchacho la experiencia erótica total, sin restricciones (y por ello, satánica). “Una noche del siglo dieciocho” presenta una fantasía orgiástica entre señores y campesinos en la Francia prerrevolucionaria. “Carnaval” destila las fúnebres consecuencias que siguen a los encuentros amorosos fortuitos propiciados por la comparsa veneciana. “Los pecados contra el Espíritu Santo” ofrece otra vuelta de tuerca al motivo de la corrupción de la piedad, la pureza y el sentimiento religioso que tantos ejemplos de buena literatura, desde “El monje” a “Los elixires del diablo” y posteriormente “El aprendiz del diablo”, nos ha proporcionado. En este caso la protagonista es otra devota Teresa, como devota y Teresa resultó la víctima elegida por Ewers en su exordio novelístico (libro que comentamos aquí). En “El mensajero”, el protagonista recibe lecciones de muerte de una prostituta que le persigue hasta su casa. “Un suceso anterior a marzo procedente de las notas personales de un periodista” relata el encuentro del periodista del título, ocurrido en su juventud, con una banda de contrabandistas que le prometen cumplir tres deseos a cambio de tres de sus sueños.

Filosofía, evocación, literatura: “Hachís” es una ensoñación permanente, la dislocación entre la realidad y su reflejo, separados a través de la ebriedad absoluta que se consigue no sólo con las drogas, sino también mediante la manipulacion de la voluntad o el juego de la lujuria. Los siete relatos fueron, además, ilustradas por Alfred Kubin, cuñado del autor.

No se olviden de visitarnos la próxima semana: Schmitz y EnLaListaNegra le tienen reservada una sorpresa.

haschisch-alfred-kubin-7 (copia)

Índice

El club del hachís (Der Haschischklub)

La amante del diablo (Die Geliebte des Teufels)

Una noche del siglo dieciocho (Eine Nacht des Achtzehnten Jahrhunderts)

Carnaval (Karneval)

Los pecados contra el Espíritu Santo (Die Sünde wider den Heiligen Geist)

El mensaje (Die Botschaft)

Un suceso anterior a marzo procedente de las notas personales de un periodista (Eine vormärzliche Begebenheit aus den privaten Aufzeichnungen eines Journalisten)

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Schmitz, O. A. H. Haschisch. Erzählungen. Frankfurt am Main, Südwestdeutscher Verlag, 1902.

Schmitz, O. A. H. Tagebücher. Band 1. Das wilde Leben der Boheme. 1896-1906. Band 2: Ein Dandy auf Reisen. 1907-1912. Band 3: Durch das Land der Dämonen. 1912-1918. Editado por Wolfgang Martynkewicz. Berlin: Aufbau-Verlag, 2006-2007.


[1] El volumen ha sido reeditado recientemente por la editorial alemana Blitz Verlag.