En píldora: Roberto Arlt, Los siete locos

He sufrido tanto que ahora el coraje está en mí encogido, escondido. Yo soy mi espectador y me pregunto: ¿Cuándo saltará mi coraje? Y ése es el acontecimiento que espero. Algún día algo monstruosamente estallará en mí y yo me convertiré en otro hombre. Entonces, si usted vive, iré a buscarle y le escupiré en la cara (Los siete locos).

LIT-ARLT ROBERTO-4-10/4/00Qué fácil resulta enamorarse de Roberto Arlt (1900-1942), el escritor argentino de la vida hueca y la víscera caliente. Con Los siete locos (1929) hemos caído de lleno, con los dos pies, dentro de un charco de amor enfermo, y habría que arrancarse el corazón de cuajo para lograr olvidarlo.

Leer Los siete locos despierta el placer caníbal de alimentarse de uno mismo y reír al tiempo que el espanto de verse cubierto de la propia sangre nos nubla la vista. Una lectura carroñera, lúcida, vibrante, terrible, en la que seguimos las fatigas inútiles y nihilistas de Erdosain por invertir y subvertir su vida, la sociedad, el mundo. Erdosain, un ser que es “una cáscara de hombre movida por el automatismo de la costumbre”,  se une a la compañía del Astrólogo, del Hombre que Vio a la Partera, del Rufián Melancólico, con el fin de llevar la revolución social a las calles a través del crimen y la mentira. La revolución estará hecha de peste y prostíbulos, y una vez iniciada será imparable.

Lean Los siete locos si tienen la oportunidad, porque es un hervidero de asco y belleza.

Encontrarán Los siete locos en una rosa de editoriales entre las que elegir (Cátedra, Ediciones Del Azar, Modernito books, Intervención cultural), siendo la edición de Valdemar la más reciente. Valdemar publica en el mismo volumen, además, Los lanzallamas, continuación de Los siete locos.

Desde mañana seré sobre la tierra un monstruo… imagínese usted una criatura… un feto… un feto que tuviera la virtud de vivir fuera del seno materno… no crece jamás… velludo… pequeño… sin uñas camina entre los hombres sin ser un hombre… su fragilidad horroriza al mundo que lo rodea… pero no hay fuerza humana que pueda restituirlo al vientre perdido. Es lo que me ocurrirá mañana a mí. Me alejaré de Dios para siempre. Estaré solo sobre la tierra. Mi alma y yo, los dos solos. El infinito por delante (Los siete locos).

Algunas notas editoriales y bibliográficas

Arlt. R. Los siete locos. Buenos Aires: Editorial Latina, 1929.

Roberto Arlt en la Biblioteca Virtual Cervantes.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: