Powwow: magia cristiana en la América decimonónica

Apprentice to murder, Aprendiz de asesino, película, Donald Sutherland

Apprentice to murder es una película de 1988 bastante mediocre que se encuadra dentro del “folk horror”. Cuenta la historia de un curandero powwow, John Reese (interpretado por Donald Sutherland), que opera en un pequeño pueblo, bajo la admiración de unos y las suspicacias de otros. La historia se centra en la amistad del sanador con el joven Billy Kelly (Chad Lowe), al que toma como aprendiz, y en una serie de eventos supuestamente chungos y sobrenaturales que deberían sobrecogernos, pero que, ay, no lo consiguen.

Sobre el curandero pesa un maleficio y le dan jamacucos de vez en cuando, así que el muchacho lo acompaña de brujo en brujo para buscar el exorcismo que lo libere. Por estas cosas de la brujería maléfica, alumno y maestro acaban con los huesos en la cárcel. La historia se inspira en hechos realmente ocurridos, por cierto: un evento de crónica negra conocido como el caso de John Blymire sobre el que puedes leer pinchando en este enlace.

Aunque la historia tiene potencial, el director Ralph L. Thomas y sus colaboradores no estuvieron muy finos y el resultado es una producción de telefilm de sobremesa, muy plana y pensada para hacerte roncar en el sillón. Pero (porque en estos casos siempre hay un “pero”) lo cierto es que algo que aparece en la película picó mi curiosidad. Un libro. Un libro que existe realmente y que se titula…

Long lost friend, Long hidden friend, John George Hohman, powwow, Abaxa cataba
Portada de The Long Hidden Friend.

Pow Wows o El Amigo Escondido: un caso de magia cristiana

El libro que Sutherland sujeta con reverencia en la peli y que acaba por regalar a su aprendiz es una traducción de un original alemán que existe realmente y que John George Hohman compuso en los inicios del siglo XIX. Se titula El amigo largamente escondido (Der lange verborgener Freund) y fue un clásico muy socorrido en las comunidades rurales de Pensilvania. Vaya, que es un libro estupendo para seguir indagando en lo que he llamado ensayo bizarro.

La historia de Hohman resulta bastante oscura y los datos de su biografía son más bien escasos. Se sabe que fue uno de los tantos inmigrantes alemanes que dejaron la vieja Europa para instalarse en las comunidades holandesas del este. Corría el año 1802 cuando llegó a Pensilvania. ¿Su profesión? Escritor y editor de opúsculos que recogían remedios, recetas y oraciones para curar, proteger y asegurar el éxito en las tareas cotidianas.

Y es que Hohman había traído consigo, como también lo habían hecho otros inmigrantes de origen similar a partir del siglo XVII, las tradiciones populares norteuropeas de las comunidades agrícolas. Oraciones para proteger el ganado, talismanes para evitar que el granizo arruinase la cosecha y sencillos rituales cotidianas para cortar una hemorragia o curar una lumbalgia que hacían la vida más llevadera. Ese conocimiento popular acabó por llamarse powwow.

John Quidor, The Headless Horseman Pursuing Ichabod Crane, Washington Irving, jinete sin cabeza
La leyenda de Sleepy Hollow vista por John Quidor.

Apuntes sobre el término powwow

También denominado Braucherei (de brauchen “necesitar”), powwow es un término nativo americano de las tribus algonquinas que denominaba tradicionalmente a un sanador o chamán. Por las similitudes entre las capacidades curativas de los braucher y los curanderos indígenas, los colonos acabarían asumiendo el término powwow para aludir también a las prácticas llegadas de ultramar.

El origen de las prácticas que lo constituyen se encuentra en las zonas de habla germánica de la Vieja Europa, que fueron llevadas a América por emigrantes que acabarían integrándose en las comunidades holandesas fundadas a partir del siglo XVII. Si has leído el relato La leyenda de Sleepy Hollow de Washington Irwing, quizás recuerdes que las tribulaciones de Ichabod Crane a manos del jinete sin cabeza se suceden en una de estas comunidades holandesas, después de un festín a base de dulces especiados e historias de fantasmas. Es digno de mención, además, que el cuento de Irwing coincida plenamente en el tiempo con el auge de las publicaciones de John George Hohman.

El powwow pensilvano combina elementos cristianos y tradiciones esotéricas renacentistas europeas (en las que cobran importancia el uso de grimorios) con costumbres de origen popular como las que se atestiguan a lo largo y ancho del área mediterránea. Son prácticas que la rigidez y la sobriedad del protestantismo habrían minado sin conseguir, al menos por entonces, eliminarlas. El librito de Hohman refleja todas estas influencias, ahora hibridadas y servidas en forma impresa para el beneficio de la comunidad de sus convecinos.

Palíndromo, magia, esoterismo
Repite conmigo: SATOR – AREPO – TENET – OPERA – ROTAS.

La estructura de El amigo largamente perdido

El powwow o Brucherai recurre al poder del dios cristiano para oponerse a la potencia maligna del diablo y, de este modo, asegura la curación y bienestar en los rebaños (humanos y animales, se entiende). Publicado en 1819, El amigo perdido comienza alabando el poder del dios cristiano como la fuerza última de la que derivan todas las bondades de este mundo, para luego dar paso a una sección de testimonios que prueban la eficacia de los métodos de Hohman. Tumores oculares, úlceras en la pierna y dolores variopintos habrían cedido a los remedios del poderoso powwower.

A continuación, siguen una serie de remedios presentados sin seguir ningún orden específico. John George Hohman no los agrupa temáticamente ni por tipología de método ni por origen del remedio. Da la sensación de que Hohnan hubiese transcrito los remedios reunidos de su puño y letra en un cuaderno o en un fajo de papelotes a lo largo de su vida, sin preocuparse por crear un orden interno, y numerándolos únicamente para llevar cuenta del material a disposición.

Así, pasamos del mal del útero a las lombrices y parásitos, de la protección contra la brujería y las habladurías a la fiebre y los cólicos, y de ahí a las técnicas de rabdomancia y a los mecanismos mágicos para acertar cuando se dispara, para pescar peces, acelerar la maduración de la fruta, asegurar la fidelidad de la esposa y hacer buena cerveza. En definitiva, para los males del cuerpo más comunes, para afianzar la vida familiar y el bienestar social y hacer más llevaderas las actividades cotidianas de una comunidad rural del siglo XIX.

Hex sign, powwow, braucherei, Pensilvania
Uno de los muchos signos geométricos utilizados por las comunidades holandesas para proteger sus casas, establos y graneros.

Algunos remedios, hay que decirlo, rozan los fines ilícitos. Uno de ellos pretende hacer hablar a alguien mientras duerme colocando el corazón y la pata derecha de un búho sobre el pecho del durmiente, algo muy similar a lo que encontramos en textos acadios ¡del siglo XIV a.e.c.! Otros beben de la antigüedad y el esoterismo distinguido, como en el uso del palíndromo SATOR – AREPO – TENET – OPERA – ROTAS para apagar el fuego sin recurrir al agua.

En total, el Long Hidden Friend presenta 187 entradas que engloban todo lo que un buen cristiano pensilvano de origen germano-holandés podía necesitar para conducir su vida cotidiana en total protección y temor de dios.

La medicina powwow no es cosa del pasado, aunque su presencia haya declinado en el último siglo. Hoy en día cuenta con practicantes que operan en la misma área geográfica de sus antepasados y con estudiosos atentos a la preservación de ese acerbo, aunque solo sea en su faceta más académica y libresca. Y aunque no recomiende el visionado de Apprentice to murder, creo que un libro como El amigo largamente escondido sí que aporta luz a aquel mundo que tanto nos fascina.


¿Te ha gustado esta entrada? ¡Estupendo! Entonces te interesa la lista de correo de En la lista negra. Suscríbete para recibir contenido exclusivo y material extra vinculado a esta entrada, conocer las novedades del blog y entrar en un selecto círculo de pirados/as por el terror y la literatura extraña.

Sí, quiero suscribirme a En la lista negra.

5 comentarios

  1. Ví esa peli en la televisión en los 90´s. como decís, es medio sosa, pero tiene un par de escenas que recuerdo, como por ejemplo que Sutherland se “velaba” a si mismo, en una especie de ritual de magia negra. Gran artículo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .